domingo, 28 de noviembre de 2010

EX CURA Y DOCENTE ENCARCELADO POR LA IMPUNIDAD DEL PODER

Amigos: Gustavo "Cococho" Alvarez es un ex cura, excelente persona, quien decidió dar la cara y dejar el ministerio en el año 2001.

Se radicó hace pocos años en Oran, Salta; formó una familia y se dedicó a la docencia.

Siempre estuve al tanto de su actividad como docente de filosofia en muchos colegios por el contacto que persistió con el tiempo.

En resumen, por hacer bien su trabajo, tuvo que sancionar a una alumna, pero como desgraciadamenete es HIJA DE UN FUNCIONARIO JUDICIAL de Oran, tomaron represalias contra el Docente.

La reacción y apoyo de la gente FUE MASIVA, los medios dieron su apoyo tanto de Oran como de la capital de Salta; y es PORQUE ESTA PODRIDA DE LA CORRUPCION Y LA IMPUNIDAD DEL PODER QUE EXISTE EN ESA PROVINCIA, Y POR LO GRAN PERSONA Y DOCENTE QUE ES GUSTAVO.

En la provincia sigue en pie un sistema de caudillismo en algunos poderes del Estado, son familias que tienen concentrado el poder económico y político...

(¿no les recuerda lo que paso en Catamarca? que como se trataba de hijos de funcionarios nadie iba preso?)...

DIFUNDAN Y APOYEN AL PROFESOR GUSTAVO ALVAREZ!!!!

CONTRA LA CORRUPCION DE LOS FUNCIONARIOS PUBLICOS, ESTAN PARA SERVIR AL PUEBLO Y NO PARA EL EJERCICIO DE LA IMPUNIDAD!!!!!!!!!!


EMOCION EL PROFESOR ALVAREZ, JUNTO A SU ESPOSA Y SU HIJA.

En medio de un clima cargado de emoción la Justicia de Orán liberó anoche al profesor del Colegio del Huerto que fue acusado de abuso sexual por una alumna de ese establecimiento religioso. Esto se concretó horas después de que el juez Oscar Blanco lo indagara en su lecho de enfermo del hospital San Vicente de Paúl.

Una multitud de docentes, alumnos, familiares y amigos aguardó la salida de Gustavo Fabián Alvarez. La gente se congregó frente al nosocomio tras una marcha que partió desde la Plazoleta de los Jóvenes. Allí el profesor de 43 años, oriundo de la provincia de Buenos Aires, se estrechó en interminables abrazos con quienes desde un comienzo creyeron en su inocencia y reclamaron por su libertad. “A ustedes les debo la vida, este apoyo que me han dado lo llevaré por siempre en lo más profundo de mi corazón”, les había expresado minutos antes a través de un megáfono desde la ventana de la sala del tercer piso del hospital.

El drama para el docente comenzó el viernes pasado, cuando aplicó una sanción disciplinaria a una alumna de 16 años del segundo año del Polimodal, hija del fiscal de la Cámara del Crimen de Orán, Mario Maldonado. A raíz de esta situación la adolescente sufrió una crisis de nervios, tras lo cual les comentó a sus padres que el docente había intentado abusar de ella en el mismo establecimiento. Fue así que el fiscal lo denunció por abuso sexual y a partir de ese momento comenzó su martirio.

“Mi mejores testigos son los alumnos y los directivos del colegio, porque ellos vieron que yo en ningún momento tuve un contacto a solas con la alumna”, manifestó a El Tribuno. La comunidad educativa y los docentes, al tomar conocimiento de cómo habían sucedido los hechos, interpretaron que la estudiante inventó esta historia como respuesta a la sanción que le aplicó su profesor en horas de clase.

Al ser la chica hija de un funcionario de la Justicia, sus colegas, alumnos y padres calificaron su detención como “un abuso de poder”. Por ese motivo el miércoles realizaron una marcha por las calles de la ciudad, la que concluyó en la iglesia Catedral. En tanto que el jueves, los alumnos del colegio marcharon hasta el edificio de Tribunales para reclamar por la libertad de Alvarez. Ese mismo día, los defensores del docente, Dardo Verchán y Mariano Sitelli, plantearon la recusación del magistrado, con el argumento de la estrecha relación que éste mantiene con el fiscal Maldonado, quien durante mucho tiempo fue el secretario en el juzgado a su cargo. Ayer, en horas de la mañana, Blanco rechazó la recusación y decidió indagar al profesor, para lo cual se trasladó personalmente hasta el hospital San Vicente de Paúl.

La libertad de Alvarez fue dispuesto sin perjuicio de la prosecución de la causa, ya que el magistrado debe tomar una serie de testimoniales.

EL TRIBUNO 28/11/10
http://www.eltribuno.info/salta/diario/hoy/salta/liberaron-al-profesor-acusado-de-abuso-sexual

sábado, 30 de octubre de 2010

MONOLITO RECORDATORIO DEL FUSILAMIENTO DE CAMILA Y LADISLAO.


En la localidad de San Andres, Partido de San Martin, provincia de Buenos Aires, Argentina, pasa desapercibido para aquel que no lo busca, este pequeño recordatorio del suceso del fusilamineto de Camila O´Gorman y Ladislao Gutierrez. No es para engrandecer este hecho, pero minimamente se podria haber hecho ( O HACER!!) con un poco mas de respeto, algo que se VISUALICE, para todos aquellos que desean recordar este acontecimiento tan particular de nuestra historia.

lunes, 25 de octubre de 2010

EL CELIBATO EN DECLIVE INADVERTIDO

SSN: 1579-6345
ecleSALia 25 de octubre de 2010
 
JOSÉ Mª RIVAS CONDE, CORIMAYO@telefonica.net
MADRID.
ECLESALIA, 25/10/10.- En “El celibato denostable” (ECLESALIA, 06/07/10) comparé la ley del celibato a una superflua señal de tráfico, que ocasiona de hecho numerosos “accidentes”, algunos muy graves; no que todos ni que la mayoría de los “conductores” se estrellen contra ella. Siguiendo aquí con el símil aquel, añado que tal señal se encuentra como situada en la orilla exterior de curva contraperaltada, que saca de la calzada al desprevenido. Por estar el “asfalto” en declive hacia la ley y la opción celibataria como a lo supremo, a causa de la pervivencia, más bien difusa, de la abominable confusión de la que nacieron. No es que ésta quite la libertad; sino que el simple percibirla sin advertencia de ello mueve, con eficacia similar a la de la ilegalizada publicidad subliminal, al compromiso de celibato o soltería. Esto es lo que significa la palabra incluso referida al “celibato consagrado”.
Célibe se opone a casado y continencia a desenfreno y exceso, en este caso contra la castidad. A esta última virtud estamos todos llamados inderogablemente, aunque sean dos sus modalidades: la del soltero y la del casado. Sabemos que la primera excluye todo placer sexual presente, no el de un futuro matrimonio; mientras que la segunda sólo el extramatrimonial. Pero tan casto es el casado que vive la sexualidad sin salirse de su matrimonio, como el célibe que se abstiene por completo de ella. Lo sustantivo es la castidad; lo modal, el matrimonio y la soltería, devenga ésta o no en “virginidad o celibato consagrados”.
La estima de la continencia sexual absoluta como realidad superior a la castidad o como la castidad por antonomasia, antepone lo modal a lo sustantivo, pervirtiendo su ser e invirtiendo su lugar respecto de la castidad. Tal sobreestima, en efecto, al convertir la continencia en el valor supremo de la castidad, la despoja de su condición modal  –o de exigencia dependiente de la situación que se viva–, y reduce el matrimonio a mal menor o a minusvalor. A éste lo supone –como expuse en “Celibato y sexualidad” (ECLESALIA, 22/07/10)– espacio  propio de la “inmunda concupiscencia”; mientras que al supuesto “valor supremo” lo viste lingüísticamente de castidad, como si fuera menos propio, o incluso inadecuado, hablar de ésta en relación al casado.
La inversión de orden es entraña de la afirmación canónica de la necesidad del celibato a causa del estar obligado a continencia (c. 277, § 1). Debería ser al revés. El celibato es quien necesita de ella para no ser una farsa, ni ficción la castidad del célibe. No es la castidad la que requiere del celibato, ni para ser auténtica ni para lograr la perfección. Y resultado de la inversión es declive hacia lo antepuesto en virtud del propio dinamismo del sobreestimar. El proceso coincide con el que se da en cualquier racismo.
En el étnico se coloca la raza –lo modal– por delante de la propia naturaleza humana; en éste religioso, a la castidad se le antepone la continencia total. Con ello los célibes y los vírgenes terminan por ser tenidos y tenerse –de ordinario inconscientemente- por algo así como la “raza aria” del cristianismo, aunque aquí lo modal no sea una realidad física supuesta de más valor –genes heredados-, sino un proceder de carácter excepcional. Excepcional, por quedar fuera del postulado de fe del que se concluye la función creacional de la sexualidad en la tierra y la del matrimonio: procreación y remedio de la soledad del ser humano.
La posibilidad de que el Autor de la naturaleza haga excepciones en ese postulado es irrechazable por quienes creemos en su libérrimo poder de actuación sobre su propia obra y profesamos la inescrutabilidad de sus designios. Lo único al respecto que nosotros podemos indagar, y sólo hasta cierto punto, es si las supuestas excepciones lo son en realidad. De no existir fracaso, seguro que se da excepción; lo mismo que si viéramos –como ya apunté– flotar un trozo de plomo. Mas si él se produce, sólo Dios puede saber si se actuó contra su designio o pretendió uno salirse por cuenta propia de la tendencia creacional del hombre. Que esta iniciativa personal obedezca a la mejor de las voluntades y a una enorme generosidad, no anula ni subsana su error. Recordaré aquí de nuevo cómo la muy buena fe de Pedro al reconvenir a Jesús no bastó para dejar de merecer rechazo de lo más tajante (Mt 16,23).
La sobrevaloración de la continencia plena y perfecta por encima de la castidad, es realidad de bulto con la que uno se tropieza a menudo en la gran mayoría de los idearios religiosos; no sólo en el católico. En éste eclosionó con todo “esplendor” con las afirmaciones extremas de las tres decretales pontificias de los años terminales del siglo IV, que cité en “El celibato inválido” (ECLESALIA, 04/06/10). Ahora, tras superarse la crasitud de ese error casi dieciséis siglos después de pervivencia, su hedor, tan persistente como cicatriz de grave quemadura, flota en el ambiente con la atrofia encima de estimarlo fragancia virtuosa. Lo muestra hasta el diccionario de la RAE, reflejo de lo que bulle en el pensamiento y en el habla de la gente, al dar como acepción propia de castidad, la de «”Virtud” de quien se abstiene de “todo” goce carnal».
¡Completamente falso! Aunque la castidad del soltero implique la continencia total, no es lo mismo ésta que la castidad, que debería definirse, en su esencia más básica, como abstención de todo placer sexual extraconyugal. La identificación burda y tajante de la continencia con la castidad fue el error nefando que llevó a proscribir la sexualidad matrimonial y a prohibírsela a los que se confiaba «el misterio de Dios». Fue el “gen” básico de esa como “raza aria” del cristianismo que decía.
Ni para la moral más tradicionalista es virtud del casado la continencia total; sino injusta defraudación al cónyuge. Y ello, aunque haya sido un papa (384-399) quien, invocando su condición de primado, impuso cometerla a los clérigos, casados entonces en su gran mayoría. Defraudación injusta, salvo que la acuerde en común la propia pareja con la precaución de no alargarla, no sea que «Satanás –¡que no la concupiscencia!– les tiente de incontinencia». Es riesgo que según Pablo no desaparece ni “por estar dado «a la oración»” (1Cor 7,5). Sorprende que luego se haya inculcado ésta –¡y siga haciéndose!–, como remedio del mismo y que su falta se tenga por una de las causas básicas a las que achacar los quebrantamientos del celibato.
Caída, también inadvertida, hacia esa sobreestima es el uso eclesial que se hace de la palabra “castidad”. Es la que, por ejemplo, emplean sin determinante alguno los religiosos al pronunciar sus votos, cuando en realidad se trata de “castidad en soltería” o de “soltería casta”, perpetua o temporal según el caso; la cual resulta que no será tal sin abstenerse por completo de la sexualidad. El voto no acrece en nada el contenido de la castidad; sino que sólo añade un nuevo nudo a la atadura que ya tiene el soltero, además de ser –como es obvio– autoimposición de la obligación de seguir siendo célibe. Y cumplido el voto, de ser éste temporal, o dispensado el perpetuo, se queda libre, no de la castidad, sino exclusivamente del juramento de no casarse.
El voto de castidad sin especificación ninguna induce a pensar que ella es lo opuesto al matrimonio. Es lo que en general se piensa. Tan en general como refleja la citada definición de castidad de la RAE. Pero lo opuesto a la realidad expresada con ese voto es la “castidad en matrimonio” o la “casta conyugalidad”. Los contrayentes se comprometen a ésta con su promesa recíproca de mutua fidelidad hasta que la muerte los separe. Es promesa que tampoco añade nada a la castidad propia del casado, que ya de por sí excluye la sexualidad extramatrimonial, máxime la del divorcio con nuevo matrimonio (Mt 19,9). Tan sólo sirve para consentir en la integración propia en una creatura nueva, ámbito y como templo de la sexualidad humana erigido por Dios e indestructible por el  hombre (Mt 19,5-6). La exigencia de “casta conyugalidad” no dejaría de existir, aunque los novios no formularan su promesa. Es esencia del matrimonio –al menos del cristiano ideal–, no sólo en el plano de las obras, sino además en el de los propósitos (Mt 5,27-28), y perdura tras la separación o el divorcio (Mt 5,31-32; Mc 10,11; 1Cor 7,10-11), hasta quedar libre al enviudar (1Cor 7,39).
Ese voto suele también presentarse como opción superior al matrimonio, en cuanto compromiso por el Reino de los Cielos asumido ante Dios y la iglesia. Sin embargo, el cristiano que se casa asume compromiso equivalente, igualmente por el Reino y ante Dios y la iglesia. La diferencia modal respecto de la castidad entre ambos compromisos, no justifica, conforme a lo dicho arriba, la pretendida superioridad del primero. Incluso puede afirmarse su inferioridad a causa de su posibilidad de dispensa, que le priva de la estabilidad y firmeza del matrimonial, sin desvinculación posible salvo por la muerte del cónyuge. Es más: a tenor de la doctrina más oficial de la iglesia, el celibatario no es sacramento; mientras que sí lo es el matrimonial.
¡Curioso que “lo que no es” se juzgue de más valor que “lo que es”! Sólo puede entenderlo quien estime en más el denuedo humano y el esforzado compromiso personal que la gracia afirmada fruto de los sacramentos. Y como no se advierte que así lo tenido por humanamente hazañoso se antepone al don de Dios –¡lo único verdaderamente salvífico (Rom 3,24; Ef 2,8-9; etc.) y cuya gratuidad no puede ser anulada por mérito ninguno (Rom 11,6)!–, lo normal es que el ilusionado con las metas más altas se incline hacia el celibato sin sentir y sin asegurarse bien de si es el propio Jesús quien le dice: “Ven con fe y sin dudar”; o es él mismo quien se lanza de la barca a caminar sobre las olas de la vida, tomando por voz suya la que lo es en realidad del fantasma de un error. De ser así, se hundirá sin remedio, y a veces hasta lo más “hondo”.
La ilusión por “lo pleno y perfecto” antes que por “lo falto o tosco” es el aliado que tiene en el interior del hombre el “declive” del que hablo. Aunque la materia en que aliente sea de vuelo rasante o de horizonte limitado, puede apreciarse en todos a nada que se mire. Salvo en los pasotas a los que todo les da igual. Pero a ninguno de éstos se les verá ni por los seminarios, ni por nada que exija superación personal.
La caída hacia la opción celibataria se acentúa todavía más, cuando a su supuesta superioridad cristiana se juntan pensamientos relacionados. Muy en particular el de ser su aceptación la respuesta más generosa a la esplendidez de nuestro Padre para con nosotros y al extremado amor que Jesús nos demostró primero. Aunque la edad y la vida hayan purgado ya del idealismo de la juventud, de su ilusión y su ánimo ante las cotas más “elevadas”, la apelación a la generosidad en días o años de fervientes vivencias religiosas es muy fácil que actúe, en relación al poco alertado, como aceite derramado en el “contraperalte de la curva”.
La existencia de esa pendiente resbaladiza es cuestión no contemplada en la tupida malla del cedazo selectivo con que se criba a los candidatos. Es más, los propios “cribadores” están bastante contaminados con la sobreestima “racista” de la continencia y es conocida la improbabilidad suma de que sea designado para la tarea quien no lo esté. Éstos, en la sinceridad de la convicción fraguada también en ellos desde niños, no dejarán de trasmitirla y fomentarla en sus alumnos. Tanto en el trato personal, como en pláticas, retiros y ejercicios espirituales, y con la recomendación de lecturas en línea con ella y la prevención, si es que no el veto de las que la impugnan o cuestionan.
Así el cedazo puede servir, y más con el tino que da la experiencia a los encargados de manejarlo, para apartar a los que pudiera haber con psicología sexualmente inmadura o desviada; pero no a todos los que carezcan del particular don de Dios requerido para la abstinencia total y definitiva. Del don para un designio suyo excepcional; no del auxilio para la castidad, ya del soltero ya del casado. Éste se nos brinda a todos (1Cor 10,13), por haber sido Él mismo quien ligó la castidad a ambas situaciones; no al “celibato o virginidad consagrados” que, sin responder a designio suyo particular, sino a simple decisión personal, busca una plenitud creída tan maciza y cristiana, que excluye hasta el “desdoro” de la sexualidad conyugal. Desdoro del todo inaceptable para quienes creemos que a Dios le salió muy bien toda su obra (Gn 1,31), incluido el hombre que Él mismo creó macho y hembra (v. 27). (Eclesalia Informativo autoriza y recomienda la difusión de sus artículos, indicando su procedencia).


 
 

domingo, 12 de septiembre de 2010

TESTIMONIOS....

“PADRE, ES FACIL ENTRAR A LA IGLESIA, LO DIFICIL ES QUE LA IGLESIA TE ENTRE.”




En el verano de 1986 me toco acompañar como sacerdote a un grupo juvenil de V. Celina a una Misión Popular que realizamos en La Paz, pueblo del sur de traslasierra, Córdoba.
En uno de los días, cuando me dirijo al templo para la celebración, en la puerta del mismo, un hombre mayor que estaba sentado en la puerta del templo me dijo: Padre, es fácil entrar a la iglesia, lo difícil es que la Iglesia te entre”.
Fue una frase que me golpeó duro, sabía que encerraba un significado profundo, pero no lograba desentrañar el mismo. La guarde en mi corazón, la rezaba, la repetía como una letanía: “Padre, es facil entrar a la iglesia, lo difícil es que la Iglesia te entre”.


- LA IGLESIA PUEBLO DE DIOS
Es evidente que cuando decía “Es fácil entrar a la iglesia… “ se refería al Templo, pero cuando dice: “lo difícil es que la Iglesia te entre”, Qué nos quiere decir?; Qué entendemos por Iglesia?
Buscando esa repuesta encontré el siguiente comentario del Padre Meinvielle: «Karl Rahner S.J. ha sistematizado, quizás con excesiva fuerza, lo que él llama un cristianismo invisible, que sería efecto de una “consagración de la humanidad por la Encarnación del verbo”. “Al hacerse hombre el verbo de Dios, dice Ranher, la Humanidad ha quedado convertida real-ontológicamente en el pueblo de los hijos de Dios, aún antecedentemente a la santificación efectiva de cada uno por la gracia”. “Este pueblo de Dios que se extiende tanto como la Humanidad”... “antecede a la organización jurídica y social de lo que llamamos Iglesia”. “Por otra parte, esta realidad verdadera e histórica del pueblo de Dios, que antecede a la Iglesia en cuanto magnitud social y jurídica... puede adoptar una ulterior concretización en eso que llamamos Iglesia”. “Así, pues, donde y en la medida que haya pueblo de Dios, hay también ya, radicalmente
Iglesia, y, por cierto, independientemente de la voluntad del individuo”. De aquí se sigue que todo hombre, por el hecho de ser hombre, ya pertenece, radicalmente, a la Iglesia». (La Iglesia y el Mundo Moderno, ed. Theoría, Buenos Aires 1996, pp. 143- 144).
La noción de Iglesia como Pueblo de Dios, comprende radicalmente toda la humanidad, todo el mundo. De otra parte se explica así, por qué la Iglesia de Dios subsiste en la Iglesia Católica, como lo expresa el nuevo Código ateniéndose a la novedad eclesiológica del Concilio.
El nuevo Código no dice que la Iglesia de Dios es la Iglesia Católica, pues así quedarían excluidos todos los que no pertenecen al cuerpo de la Iglesia, mientras que como Pueblo de Dios, abarca la humanidad entera, o sea, al mundo y abarca a todos y cada uno de los hombres, pues pertenecen al Pueblo de Dios por estar unidos con Dios gracias a la Encarnación del Verbo.
(Esta visión de la humanidad como Pueblo de Dios, como Iglesia debería hacernos reformular toda la pastoral. La comunidad parroquial, no son solo los que participan del culto, ni siquiera son solo los bautizados que habitan el area de la parroquia; ella abarca a todos los seres humanos que habitan el territorio parroquial
Y muchas veces vemos ese Pueblo de Dios como ovejas sin Pastor, pero no sólo por la falta de vocaciones sino por la ausencia de los pastores en la vida de ese Pueblo.
Ese Pueblo de Dios desde su sufrimiento cotidiano cree, espera y ama a Dios, increíblemente sin rebelión interior, aunque putee; y todavía le quedan fuerzas para hacerse solidario con los últimos, con los más rezagados… Un Dios en la cruz, el hombre amado, y una mujer dada por madre. La fe, la esperanza, el amor, y la unción suave del Espíritu derramado. Eso es lo que el pueblo sabe muy bien, sin atinar a decirlo…”.


LA RELIGIOSIDAD POPULAR
La religiosidad del pueblo, en su núcleo, es un acervo de valores que responde con sabiduría cristiana a los grandes interrogantes de la existencia. La sapiencia popular católica tiene una capacidad de síntesis vital; así conlleva creadoramente lo divino y lo humano; Cristo y María, espíritu y cuerpo; comunión e institución; persona y comunidad; fe y patria; inteligencia y afecto. Esa sabiduría es un humanismo cristiano que afirma radicalmente la dignidad de toda persona como hijo de Dios, establece una fraternidad fundamental, enseña a encontrar la naturaleza y a comprender el trabajo y proporciona las razones para la alegría y el humor, aun en medio de una vida muy dura. Esa sabiduría es también para el pueblo un principio de discernimiento, un instinto evangélico por el que capta espontáneamente cuándo se sirve en la Iglesia al Evangelio y cuándo se lo vacía y asfixia con otros intereses. (Documento de Puebla, 1979, nº 448, cf. En
48)
• EL PUEBLO ES SIEMPRE EL PROTAGONISTA, y de ahí la identificación que llega a darse entre las devociones del pueblo y el pueblo mismo.
• ES SIEMPRE UNA EXPERIENCIA FRATERNA, la religiosidad popular, si bien admite la existencia de los ministerios, acentúa la participación de todos
• EL SENTIDO DE LA IGUALDAD, la religiosidad popular es la riqueza del pueblo pobre, pero no excluye la participación de los otros sectores. Ante una sociedad que excluye y margina la religiosidad popular es la PASTORAL DE LA INCLUSION.
• ES UN TESTIMONIO PÚBLICO Y MISIONERO DE FE;,las procesiones Y PEREGRINACIONES ponen de manifiesto, la fe y la creencia en unos valores que van más allá de los que la sociedad está mostrando.
• ES RICA EN SIMBOLOS Y SIGNOS RELIGIOSOS, que, para la gente sencilla, tienen una mayor comprensión que los aportados por la misma liturgia.
• EXPRESA LA NECESIDAD DE SALVACIÓN , DE MISERICORDIA Y DE JUSTICIA, que se despliega a todos los niveles, y que afecta tanto a los problemas particulares como a los sociales.
• TIENE UNA DIMENSIÓN FEDERAL Y LATINOAMERICANA, ella incorpora las festividades tipicas de cada región, y ha sido enriquecida con la religiosidad venida de pueblos hermanos (Caacupe de Paraguay, Copacabana de Bolivia, Urkupiña de Perú…)
• ES SIEMPRE UNA FIESTA. Las fiestas religiosas de los pobres, lejos de resolverse en superficialidades exteriores, responden a sus profundas exigencias y constituyen una celebración rica en símbolos, en fantasía creadora y en teología narrativa... En la fiesta, el pueblo encuentra fuerza para vivir y la capacidad de volver con renovada esperanza a la lucha cotidiana. La fiesta es la expresión de una solidaridad profunda, la recuperación de la conciencia de no estar solos en la lucha y de trabajar por una convivencia humana distinta.
De frente a esta realidad el pueblo que vive la religiosidad y piedad popular debe ser escuchado;. El pueblo tiene derecho a sentirse protagonista de su modo de creer. Defiende sus símbolos, ritos, expresiones..., pero no siempre el resultado es justo. La Iglesia Institución, El Papa, los Obispos, los sacerdotes deben hacerse un serio examen de conciencia pastoral. Recordemos lo que Pablo VI decía al respecto:
"La religiosidad popular, hay que confesarlo, tiene ciertamente sus límites... Pero cuando está bien orientada, sobre todo mediante una pedagogía de evangelización, contiene muchos valores. Refleja una sed de Dios que solamente los pobres y sencillos pueden conocer. Hace capaz de generosidad y sacrificio hasta el heroísmo, cuando se trata de manifestar la fe. Comporta un hondo sentido de los atributos profundos de Dios: la paternidad, la providencia, la presencia amorosa y constante. Engendra actitudes interiores que raramente pueden observarse, en el mismo grado, en quienes no poseen esa religiosidad: paciencia, sentido de la cruz en la vida cotidiana, desapego, aceptación de los demás, devoción. Teniendo en cuenta esos aspectos, la llamamos gustosamente 'piedad popular', es decir, religión del pueblo, más bien que religiosidad" (Evangelii Nuntiandi 48).
El pueblo necesita que el Evangelio entre en su cultura, abrace sus peculiaridades, renazca en sus gestos, convoque en sus costumbres, hable en su voz. Y el Evangelio necesita, para ser de verdad Buena Noticia, tocar carne, tocar vida y hacerse presente en todas y cada una de las dimensiones del ser humano. Esto, evidentemente, tiene sus riesgos, Los mismos riesgos que asumió la Palabra que se hizo carne y vivió entre nosotros.
.
El propio Che entendió que la transformación de América Latina sólo puede lograrse en la medida en que seamos un hombre y mujer nuevos, en la medida en que la espiritualidad de nosotros –no la corrompida y convertida en negocio, en escudo de la impunidad, la hipocresía y la mentira, sea la expresión democrática, colectiva y popular de nuestro pueblo".
"Los grandes revolucionarios, si no están llenos de amor, serán los próximos amos y dominantes del poder. Lo que los hace diferentes es la espiritualidad, el amor, y son las raíces y sus ancestros que posibilitan y entienden que no hay diferencia entre lo espiritual y lo material y esa es la visión de la religiosidad, que la realidad es única e indivisible y por lo tanto tiene que ser transformada".
La Iglesia como Institución es evangelizadora y evangelizada . Y será evangelizada por el Puebño de Dios si abre sus puertas, sus oídos y su corazón al Pueblo:
Como nos decía Mpns. Jerónimo Podesta “Lo que pone en crisis a la Iglesia no es el rechazo de la función episcopal, sino de la ausencia de carisma profético de los pastores. Si no nos hemos abierto al Espíritu que clama dentro de nosotros y nos defendemos con la autoridad. Porque nos extrañamos que Dios nos interpele a traves de su Pueblo.
Tomemos el legado que nos dejara Mons Angelelli y pongamos “un oído en el Evangelio y otro en el Pueblo”.
“LO DIFICIL ES QUE LA IGLESIA (PUEBLO DE DIOS) TE ENTRE”, pero cuando entra es magnifico a tal punto que junto a Cristo podemos decir: “Te alabo Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber ocultado estas cosas a los sabios y haberlas revelado a los pequeños…” (Mt 11,25).


Fraternalmente en Cristo Jesús.
Fernando Cabrera

lunes, 23 de agosto de 2010

Silencios ominosos y condenas inmisericordes.

Juan José Tamayo
El País
Madrid
14.08.10
Silencios ominosos y condenas inmisericordes. Esa ha sido la actitud del Vaticano y de buena parte de la jerarquía católica durante los últimos 70 años.
Silencios ominosos ante masacres y crímenes contra la humanidad y sus responsables.
Condenas inmisericordes contra teólogos y teólogas, sacerdotes, obispos, filósofos, escritores -cristianos o no- por ejercer la libertad de expresión y atreverse a disentir; condenas todas ellas contra toda lógica jurídica, que establece que "el pensamiento no delinque".
Silencios ominosos sobre personas sanguinarias, ideologías totalitarias y dictaduras militares con las manos manchadas de sangre.
Condenas inmisericordes a hombres y mujeres de manos limpias, de honestidad intachable, de ejemplaridad de vida.
El más grave de esos silencios fue, sin duda, el de Pío XII ante los seis millones de judíos   gaseados y llevados a las piras crematorias de los campos de concentración del nazismo.
Ya antes, siendo secretario de Estado del Vaticano firmó, en nombre de Pío XI, el Concordato Imperial con la Alemania nazi bajo el Gobierno de Hitler. Ahí comenzó su complicidad con el nazismo.
Uno de los intelectuales más madrugadores en la denuncia de tamaño y tan ominoso silencio fue el dramaturgo alemán Hochulth en su obra de teatro El Vicario, estrenada en 1963.
En 1953 Pío XII firmó un Concordato con Franco, legitimando la dictadura, mientras guardaba silencio sobre la represión franquista después de la guerra civil, que costó decenas de miles de muertos.
Un año más tarde hacía lo mismo con el dictador Rafael Trujillo, presidente de la República Dominicana , sin condenar sus abusos de poder y sus crímenes de Estado.
 
En la década de los cuarenta del siglo pasado, el cardenal Emmanuel Célestin Suhard, arzobispo de París, autorizó a algunos sacerdotes y religiosos a trabajar en las fábricas. El dominico Jacques Loew lo hizo como descargador de barcos en el puerto de Marsella. Monseñor Alfred Ancel, obispo auxiliar de Lyon, fue cura-obrero durante cinco años.
La experiencia fue inmortalizada por Gilbert Cesbron en la novela Los santos van al infierno. Pero pronto se frustró. Los sacerdotes obreros fueron acusados de comunistas y subversivos, cuando lo que hacían era dar testimonio del Evangelio entre la clase trabajadora alejada de la Iglesia y descreída, compartiendo su vida y sus penalidades, identificándose con sus luchas, ganando el pan con el sudor de su frente.
 
En vez de hacer oídos sordos a las acusaciones, Pío XII las dio por ciertas y pidió a los sacerdotes que abandonaran el trabajo en las fábricas y se reintegraran en el trabajo pastoral en las parroquias y a los religiosos que se incorporaran a sus comunidades, al tiempo que ordenaba a los obispos franceses que enviaran a los sacerdotes obreros a los conventos para ser "reeducados".
Otro largo, ominoso y cómplice silencio ha sido el guardado ante los abusos sexuales de sacerdotes, religiosos y obispos con niños, adolescentes y jóvenes a lo largo de más de medio siglo en parroquias, noviciados, seminarios, casas de formación, curias religiosas y casas de familias de numerosos países, abusando de la autoridad del cargo y de la confianza depositada por los padres en ellos.
 
Hasta el Vaticano llegaron las denuncias contra el fundador de La Legión de Cristo, el mexicano Marcial Maciel. Pero no fueron tenidas en cuenta o fueron archivadas.
Lo que le daba a Maciel patente de corso para seguir cometiendo crímenes sexuales contra personas vulnerables e indefensas abusando de su poder e influencia como fundador y del apoyo de los papas y de los obispos.
Condena inmisericorde fue la que cayó, como una losa, contra la Nouvelle Théologie en la encíclica Humani generis (1950), de Pío XII, seguida de sanciones contra los teólogos más representativos de dicha tendencia: Henry de Lubac, Karl Rahner, Yves M. Congar, Dominique Chenu...¿Delito? Hacer teología en diálogo con la modernidad, buscar la unidad de las Iglesias a través del ecumenismo, enterrar definitivamente las guerras de religión.
¿Sanciones? Censura de publicaciones teológicas, destierros (Congar, luego cardenal, sufrió tres destierros), prohibición de escribir y de predicar, expulsión de las cátedras, colocación de algunas de sus obras en el Índice de Libros Prohibidos y retirada de las bibliotecas de los seminarios y facultades de teología, expulsión de las congregaciones religiosas, y, a veces, cárcel.
 
Unos meses antes de que Juan XXIII inaugurara el Concilio Vaticano II, el cardenal Alfredo Ottaviani, que ejercía de Gran Inquisidor al frente de la Congregación del Santo Oficio, dirigió a los obispos de todo el mundo la carta Crimen sollicitudinis, en la que instruía sobre las medidas a tomar en determinados casos de abusos sexuales por parte de los clérigos: exigía que fueran tratados "del modo más reservado" los casos de solicitud en la confesión e imponía "la obligación del silencio perpetuo". Más aún, a todas las personas involucradas en dichos casos (incluidas las víctimas) se las amenazaba con la pena de excomunión en caso de no observar el secreto. El silencio se mantuvo durante los pontificados de Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II y Benedicto XVI hasta hace unos meses.
Con el Concilio Vaticano II pareciera que se iban a contener las sanciones y se iba a levantar el velo de silencio contra los crímenes de lesa humanidad. Pero no fue así.
Con motivo de la publicación de la encíclica Humanae vitae (1968), de Pablo VI, que condenaba el uso de los métodos anticonceptivos, se produjeron nuevos procesos, censuras, prohibiciones y condenas contra los teólogos que disintieron.
Dos ejemplos emblemáticos: Edward Schillebeeckx y Bernhard Häring, asesores del Vaticano II e inspiradores de algunos de sus textos renovadores, fueron sometidos a severos juicios por la Congregación para la Doctrina de la Fe.
Mientras se endurecían las condiciones de los procesos eclesiásticos en manos del Santo Oficio (aceptación de denuncias anónimas, indefensión del reo ante los tribunales eclesiásticos, las mismas personas que instruían el proceso eran las que juzgaban y condenaban, imposibilidad de apelación...), el mismo organismo vaticano imponía silencio sobre los crímenes de pederastia, protegía a los culpables, los absolvía sin ningún propósito de la enmienda y, como mucho, les daba un nuevo destino pastoral, a veces sin siquiera avisar de las verdaderas razones del traslado a los obispos y sacerdotes vecinos.
En la carta De delictis gravioribus, de 2001, el cardenal Ratzinger ratificaba el silencio impuesto por el cardenal Ottaviani 40 años atrás. Mientras tanto, en numerosos documentos condenaba la homosexualidad, considerando "objetivamente desordenada" la mera inclinación homosexual y "moralmente inaceptables" las relaciones homosexuales, y exigiendo la expulsión de los seminarios de los candidatos al sacerdocio homosexuales.
 
Hace unos días fue expulsado de la Academia Pontificia de Santo Tomás de Aquino de Roma el teólogo alemán David Berger por hacer pública su homosexualidad. Mientras la mantuvo en secreto, no hubo problemas. ¡El cinismo vaticano no tiene límites!
 
Recientemente la Congregación para la Doctrina de la Fe ha hecho algunas modificaciones al documento de 2001 que, bajo la apariencia de endurecer las penas, empeoran las cosas al calificar como delitos graves y punibles la ordenación sagrada de las mujeres, la apostasía, la herejía y el cisma al mismo nivel que la pederastia.
Para el Vaticano, afirma la teóloga feminista Rosemary Redford Ruether, "intentar ordenar a una mujer es peor que el abuso sexual de un niño. El abuso sexual de un niño por un sacerdote es un desliz moral deplorable de un individuo débil... El intento de ordenar a una mujer es una ofensa sexual, una contradicción de la naturaleza del Orden Sacerdotal, un sacrilegio, un escándalo".
Otra condena inmisericorde más contra las mujeres, mayoría silenciada en la Iglesia católica. ¿Hasta cuándo?

domingo, 1 de agosto de 2010

PARA REFLEXIONAR Y COMENTAR

Jesús no era católico (I)
Por: Jorge Tejera
Fecha de publicación: 24/07/10



www.aporrea.org

Y no lo era porque sencillamente, cuando nace, ya existía la iglesia de Abraham, de Moisés, de Elías, dirigida por el Sanedrín, allá en Judea. Luego de su muerte, Resurrección y partida, queda el mensaje de Jesús, sus parábolas, así como las instrucciones a los apóstoles. Los apóstoles, como todos los cristianos, son perseguidos, al igual que Jesús, por todo el imperio. Muchos son sacrificados en el Coliseo y otras plazas públicas. Así nace el cristianismo como movimiento religioso. Pero eso no es la iglesia católica, apostólica y romana de nuestros días. Nada que ver.

La iglesia Católica, aun cuando viene del movimiento cristiano, se forma como tal, posteriormente y se legaliza cuatro siglos después de la Resurrección de Jesús, por allá en el año 312 D.C., cuando el Emperador romano Constantino el Grande, la incorpora al poder de Roma, dentro de un pacto político-militar con el Papa Melquíades. Es en ese momento cuando comienza a pervertirse la cúpula de la iglesia.

Los cristianos, perseguidos por el imperio romano, para ese momento sumaban cerca de cuatro millones. Aun cuando no estaban totalmente unidos, se habían organizado para defenderse, tenían una jerarquía eclesiástico-militar interna que los dirigía y controlaba, al frente de la cual estaba el papa Melquíades. Eran rebeldes enfrentados al imperio romano.

A principios del siglo IV, el imperio romano estaba gobernado por una tetrarquía: dos augustos (Diocleciano y Maximiano) y dos césares (Constancio Cloro y Galerio) compartían el poder. Se abre una lucha militar entre los cuatro, por el control absoluto del vasto imperio. Constancio Cloro (Constantino), en su lucha por el poder absoluto, pacta con el Papa Melquíades y la mayoría de los jerarcas del cristianismo. Son cuatro millones de cristianos dentro del imperio, preparados para la lucha; antes perseguidos, ahora incorporados al ejército de Constantino. Esto le permite, después de unas cuantas batallas y confabulaciones políticas, lograr el poder total hasta convertirse en Emperador absoluto Constantino I el Grande, de todo el imperio romano.

En el año 313, Constantino proclamó el Edicto de Milán, con el cual garantiza la paz y libertad a la Iglesia cristiana. Constantino regala al Papa Melquíades, el palacio imperial Lateranense. A partir de ese momento, ese palacio pasó a ser la residencia oficial de los papas. Constantino otorga a la cúpula de la iglesia, poder, posición social y económica, privilegios e importantes donaciones. Después de ser perseguidos y “patas en el suelo” pasan a disfrutar de los poderes imperiales.

En el año 314, inmediatamente después de su plena legalización, la Iglesia cristiana inicia la persecución de los paganos. Comienza la venganza. Entre 316 y 326 se proclama una serie de disposiciones que favorecen al cristianismo frente a la religión pagana. Se otorga jurisdicción a los obispos, que se transforma en apropiación violenta de los templos paganos y persecución y tortura de sus fieles. En Dydima, Asia Menor, el oráculo del dios Apolo es saqueado y sus sacerdotes paganos son torturados hasta su muerte. También son martirizados todos los paganos del monte Athos y destruidos todos los templos paganos de ese lugar. Entre el año 315 y el siglo VI, miles de creyentes paganos fueron asesinados. Los obispos habían adquirido rangos imperiales, militares y civiles, así como poder económico, a cambio de su permanente manipulación religiosa para controlar al pueblo y mantenerlo idiotizado. Por eso, Marx decía que la religión, en tanto que nos ofrece el reino de los cielos a cambio de los sacrificios terrenales, es el opio de los pueblos.  Ésa es la manipulación que nos ha aplicado la cúpula de la iglesia, para controlar a los pueblos y ponerlos al servicio de los poderes imperiales de turno a todo lo largo de la historia de la humanidad, sin derecho a protesta y con la promesa de una recompensa celestial. Bajo esa lógica no hay lucha.

A partir del año 314 D.C., hasta nuestros días, la jerarquía de la Iglesia Católica ha estado al lado del Poder político, económico y militar. Apoya, disfruta y defiende este poder. En América estuvo al lado del imperio español desde 1492 hasta 1830, pasándose a partir de esa fecha al lado de la oligarquía criolla después de la Revolución de Independencia y allí se ha mantenido hasta nuestros días siempre alineada con las oligarquías de turno.  En Europa estuvo al lado de Hitler y de Franco. En el próximo artículo hablaremos de la “Santa Inquisición”.

Hoy día vemos esta cúpula católica al lado del imperio norteamericano, apoyando con su silencio cómplice, todas las invasiones, atrocidades, genocidios y demás crímenes cometidos. Hace poco tiempo vimos esta cúpula eclesiástica liderada por el Cardenal Óscar Rodríguez Maradiaga, ponerse al lado del golpista Roberto Micheletti, en Honduras. En 2001, el entonces presidente de Honduras, Carlos Flores había asignado al cardenal Rodríguez Maradiaga un sueldo de 100.000 lempiras mensuales (5.300 dólares) del presupuesto de la Presidencia de la República, para sus gastos personales. Este dinero llegó puntualmente desde diciembre de 2001. Quizás el hecho de que el Cardenal dejó recibir esa fortuna mensual, pueda explicar, entre otras razones, su complicidad con el golpe de Estado contra Manuel Zelaya. La jerarquía católica hondureña impugnó públicamente la consulta popular que iba a realizar el presidente Zelaya y llamó a levantarse contra el gobierno democrático y sus políticas, por considerarlas un giro a la izquierda, de “sesgo chavista”. Pero la mayor simpatía hacia el golpe de estado es aún más visible en el último comunicado de la conferencia episcopal hondureña, gracias a la prédica del antes mencionado Cardenal. La destitución de Zelaya, dijo, “servirá para edificar y emprender un nuevo camino, una nueva Honduras (…) es un nuevo punto de partida para el diálogo, el consenso y la reconciliación”, de acuerdo con el comunicado leído por su eminencia el Cardenal y publicado por el diario El País, 4 de julio.

Bueno, con este muy sucinto record histórico, podemos empezar a formarnos un perfil de esta organización político-económica, oligárquica y traidora de la doctrina de Jesús, mejor conocida como Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

Menos mal que muchos curitas de barrio y monjas han dejado de seguir los lineamientos de esta cúpula podrida, pederasta, cobijadora de violadores como Dixon Moreno.

Por eso, no nos debe extrañar cuando hoy estamos viendo a esta cúpula, una vez más, comprometida con el magnicidio, con golpistas, con el terrorismo y la desestabilización, en contra del actual gobierno del Comandante Chávez. Una cúpula comprometida con los lineamientos del imperio norteamericano. Esa ha sido la postura que han asumido desde que los legalizó Constantino. Y así se han mantenido a través del tiempo. Esto “ha funcionado perfectamente a los intereses del Imperio Vaticano”, durante mil seiscientos noventa y ocho años (1.698). No sabemos hasta cuándo. Existe una gran diferencia entre el Cristianismo de los primeros 300 años y la iglesia católica luego de su llegada al poder imperial.

Ésta no fue la iglesia de Jesús, aquélla que seguramente Él soñó y quiso dejarnos. Por eso creo firmemente que esta cúpula eclesiástica lo traicionó. En nada se parece el estilo de vida de un Cardenal del siglo XXI, al estilo de vida de cualquiera de los apóstoles de Jesús. No podemos arrodillarnos ante esta jerarquía eclesiástica traidora. Si Jesús de Nazaret volviera, jamás se haría católico. Lucharía contra esa cúpula, al igual que se enfrentó al Sanedrín.  Los sacaría del templo a fuetazo limpio.

  jorgetejera@gmail.com


Movimiento Teologìas de la Liberaciòn-Chile
Cuadernos Opcion Por Los Pobres-Chile

miércoles, 30 de junio de 2010

OPINION PERSONAL DE UN EXPERTO....

Sobre el instante problema del “matrimonio sin discriminación de género”.-

Ya  se aprobó por mayoría en  la Cámara de Diputados el nominado “matrimonio gay”.  En el mes de julio próximo, los Senadores podrán determinar también por simple mayoría, la modificación de nuestro régimen legal matrimonial al respecto. Si se aprueba tal modificación, sería un dato significativo de una importancia social, religiosa y jurídica de la mayor trascendencia.  Es opinión común que la familia, constituida tradicionalmente por el matrimonio es la base de toda sociedad independientemente de los diversos cultos de los súbditos de una nación. Y es opinión común, a través del desarrollo y evolución de las sociedades humanas que “la unión del varón y la mujer” es lo constitutivo del matrimonio. De allí su etimología: matris munus, oficio de madre =matrimonio.

Mi opinión al respecto es la siguiente, aceptando como jurista civil, la legitimidad de someter este tema a las normas constitucionales para modificar las leyes, creo necesario añadir a esa legitimidad civil, la doctrina actual del Vaticano II que en el Nº 6 de la Declaración sobre Libertad religiosa, dice concretamente  que “la autoridad civil debe proveer a que la igualdad jurídica de los ciudadanos, la cual pertenece al bien común de la sociedad, jamás, ni abierta ni ocultamente sea lesionada por motivos religiosos ni que se establezca entre ellos ninguna discriminación”.
Sobre los argumentos favor o en contra de la modificación propuesta en este Proyecto de ley, me adhiero plenamente a lo expresado con máxima claridad  por el eminente jurista Jorge Horacio Gentile en su artículo publicado por La Voz del Interior el día 14 de este mes de junio bajo el título de “Matrimonio o Unión civil”. Por lo tanto me adhiero al rechazo a la modificación del contenido del término jurídico “matrimonio” para incorporar la incorporación  en ese término de la unión sexual entre personas de un mismo sexo. Para ello basta y sobra la admisión del llamado “contrato de Unión Civil”. También acepto la viabilidad de la “adopción” por parte  de personas honorables sin discriminación por orientaciones sexuales diversas. Los Sres. Senadores tendrán que votar según su propia e intransferible conciencia ciudadana, respondiendo a las necesidades de sus representados, en un tema de máxima importancia y de máxima novedad en el contexto mundial.

Quiero añadir por mi exclusiva responsabilidad en tanta materia, las siguientes reflexiones:
1º)Si se aprobara el llamado matrimonio gay, sería el mayor agravio posible a los judíos, cristianos, católicos o no, y musulmanes. Es decir, a todos los que aceptamos y dependemos del LIBRO, (la Biblia) y vivimos en esta Argentina. ¿Por qué? Porque en este Libro Revelado por Dios, según los creyentes, la “sodomía” es decir, la acción sexual entre varones está penado hasta con la muerte. Sodoma y Gomorra son datos claros. Y en el Nuevo Testamento tenemos las claras condenaciones en las Epístolas paulinas. Esto es así para los creyentes, pero no debemos  imponer esta doctrina por la fuerza a nadie.
2)Me queda una cuestión muy delicada pero no puedo omitirla por mi condición de sacerdote. Lamentablemente nuestras máximas autoridades eclesiásticas, incluido el Sumo Pontífice  han “Declarado oficialmente” que  la ley argentina del matrimonio civil, NO VALE…es un horrendo concubinato para los bautizados… Entonces, se me ocurre que con todo “derecho” alguien me podrá objetar: Padre Aguirre, los gay no pretenden el “matrimonio canónico” sino el civil… que Uds. dicen que no vale…y si no vale… ¿por qué se asustan?  Llegará el día… o el año… o las calendas griegas… en que nuestra Jerarquía Máxima, reconocerá que el matrimonio civil argentino, es el UNICO válido ante la soberanía del Estado de Derecho reconocido oficialmente por nuestra  jerarquía argentina… Entonces sí que los católicos podremos coherentemente oponernos al matrimonio Gay…
3) Desde mi punto de vista, creo que es además una “injuria objetiva” a la mujer… que por ser mujer, no puede no ser el tabernáculo viviente de la vida. El matrimonio gay “discrimina” a la mujer por ese útero sagrado y prefiere públicamente la satisfacción sexual por otra vía no productiva de vidas…
4)  El matrimonio no es una creación cristiana. Lo que hizo la Santa Sede a posteriori de las divisiones religiosas en Europa, fue Declarar como dogma de fe que el matrimonio de los bautizados fue “elevado a la sacramentalidad por Cristo”… y por lo tanto, solo la Iglesia tenía competencia exclusiva sobre la “validez” de los matrimonios de los bautizados.(Sic) Fue en el Concilio de Trento hacia el siglo XVI. Ya el mismo Atenágoras hacia el año  117 de nuestra era, había enviado una Carta al Emperador Marco Aurelio aseverando: “cada uno de los nuestros  se casa según las leyes hechas por vosotros”. Y así fue la competencia “laica legítima” durante toda la Edad Media en la católica Europa .

    CONCLUSION.- Claudio Fantini en un fundado y curioso artículo publicado el domingo pasado en La Voz del Interior, afirmaba, no sin sorna… que las sociedades y la misma Iglesia… se habían olvidado del amor en el matrimonio… Y es cierto… Dentro de las numerosas causales (21) de anulaciones, no consta el amor… Tampoco consta en el Nuevo Código de Derecho canónico… a pesar de que algunos estudiosos ya lo habían  observado. Pero nuestra Jerarquía tradicionalmente margina todo lo sexual como indigno del verdadero católico…
 Las consecuencias, son ya de justa y lamentable confusión.-
Pbro. José Amado Aguirre.

VATICANO: SE QUEMAN LAS NAVES DE LA INMUNIDAD....

Rechaza Corte Suprema de EU dar inmunidad al Vaticano por pedofilia

La máxima instancia judicial de ese país falló contra la Santa Sede en el caso de un presunto sacerdote pedófilo en Oregon, por lo que se podrá interrogar a funcionarios de la Iglesia católica en juicios por abusos sexuales.
Afp
Publicado: 28/06/2010 09:56
Washington. La Corte Suprema de Estados Unidos rechazó este lunes una apelación sobre la inmunidad del Vaticano en un caso que permitirá que funcionarios de la Santa Sede sean interrogados en juicios por abusos sexuales de sacerdotes en Estados Unidos.
La máxima instancia judicial estadunidense confirmó así la decisión de un tribunal de alzada para suspender la inmunidad del Vaticano en un caso de un eventual sacerdote pedófilo en Oregon (noroeste). Tras esta decisión, la Santa Sede había apelado ante la Corte Suprema.
El fallo de nueve jueces de este lunes significa que la decisión del tribunal de apelación es definitiva. Un tribunal estadunidense podrá ahora pasar al siguiente paso y examinar la calidad de "empleador" del Vaticano con relación al sacerdote en cuestión, para decidir si puede seguirse el proceso contra la Iglesia católica.
El caso surge de la acusación de una persona, que pide permanecer en el anonimato, que alega haber sufrido abuso sexual de un sacerdote irlandés en 1960 en Portland, Oregon, cuando el cura ya había sido acusado de pedofilia en Irlanda y Chicago.
La víctima acusa al Vaticano de no expulsar el sacerdote o, al menos, de no haberlo castigado y apartado de sus funciones.
En la primavera boreal, cuando el caso fue tomado por la Santa Sede, la Corte Suprema había pedido la opinión del gobierno de Barack Obama en cuanto a la conveniencia o no de suspender la inmunidad del Vaticano.
El gobierno estadunidense había pedido a la Corte Suprema que dictaminara que el Vaticano disponía de inmunidad en este caso y que sus altos funcionarios, incluyendo el Papa, no podían ser interrogados.




EE UU da vía libre a una denuncia por abusos contra el Vaticano

Indignación en el círculo de la curia por lo que se considera un "golpe bajo"

DAVID ALANDETE / MIGUEL MORA - Washington / Roma - 29/06/2010 El Pais


Una de las peores pesadillas del Vaticano se puede hacer realidad. La decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos de no aceptar a trámite el recurso de un abogado de la Santa Sede que solicitaba inmunidad diplomática para la jerarquía católica, acusada de encubrir a un cura pederasta en los años sesenta, permitirá que las causas civiles puedan continuar e incluso, eventualmente, llegar a convocar como testigo o acusado al Papa. Porque la no consideración del recurso sobre el caso en Oregón del ya fallecido cura Andrew Ronan abre la puerta a la consideración de la institución católica como responsable subsidiaria de las agresiones sexuales de sus miembros. El tribunal rechazó decidir sobre la petición sin comentario alguno, sin confirmar o rechazar expresamente que Roma disfrute de inmunidad diplomática.


Con su decisión, el Supremo permite que siga su curso el juicio en Oregón, que la curia esperaba detener, con el apoyo de la Casa Blanca. De ese modo, y con ese mismo argumento, puede seguir otro juicio similar en el Estado de Kentucky, en el que el Vaticano también reclama inmunidad diplomática.
El juicio de Oregón lo inició en 2002 un hombre, bajo nombre falso, en contra de Ronan, quien supuestamente abusó de niños en Irlanda en los años cincuenta, fue trasladado a Chicago y, de allí, a Portland, en Oregón, donde acabó abusando del denunciante cuando este tenía 15 años. El cura falleció en 1992, pero los fiscales aseguran que el Vaticano sabía de los abusos y, aun así, le protegió.
El Vaticano, que comenzó a tener relaciones diplomáticas con EE UU en 1984, solicitó amparo en una ley de 1976 que da inmunidad a los Estados extranjeros.
En el caso de Kentucky, el abogado William McMurry defiende a tres ciudadanos que aseguran haber sufrido abusos y en el que se acusa a Benedicto XVI de haberlos conocido y ocultado cuando era prefecto para la Congregación de la Doctrina y de la Fe.
En este caso no se acusa a la curia o al papado, sino a Ratzinger directamente, por lo que el abogado defensor no considera que sea válido, tampoco, el argumento de la inmunidad diplomática. El Vaticano ha defendido, en aquel caso, que los integrantes de la Conferencia Episcopal norteamericana no son asalariados del Vaticano y que, por lo tanto, no se puede considerar a este responsable último de sus decisiones.
En el caso de Oregón, diversos juzgados federales han estimado que el Vaticano puede ser una excepción a las leyes de inmunidad diplomática. Un juez, en concreto, estimó que Ronan podía considerarse un asalariado del Vaticano y, por tanto, la curia podría ser responsable de sus acciones.
La primera reacción -no oficial- en el Vaticano es de estupor e indignación por lo que se considera un "golpe bajo al derecho internacional". El especialista en Derecho Canónico Filippo di Giacomo cree que la decisión del Supremo es, en primer lugar, contraria al Tratado de Viena. "Las relaciones bilaterales y diplomáticas entre EE UU y la Santa Sede existen, ambos países intercambian embajadas y nunciaturas. ¿Acaso rige el principio de que si el jefe de Estado extranjero viste sotana tiene menos derechos?".
"Si la responsabilidad moral de un Estado puede ser valorada por un tribunal en EE UU, revisemos entonces las cartas de Henry Kissinger a Augusto Pinochet alentando el golpe de Estado, o indaguemos la participación en el asesinato del jesuita Oscar Romero", añade Di Giacomo.
"¿Cuál es el principio jurídico de la decisión?", se pregunta. "No se dice; el único principio es que un país que tiene todavía vigente la pena de muerte y no respeta muchos derechos considerados fundamentales en Europa se permite dar lecciones de moralidad a otro Estado. En el fondo es como aplicar la doctrina del programa de rendiciones extraordinarias de la CIA. El Imperio contra la cultura europea de los derechos humanos".
El círculo de la curia se siente, en fin, "tratado como una multinacional del tabaco". "Los hebreos y los protestantes no tienen Papa, sería curioso saber a quién podrían acusar en ese caso", reflexiona Di Giacomo, para quien el proceso de Oregón conculca además el principio legal mors omnia solvit (la muerte deshace todo).
En su visita a EE UU en 2008 el Papa se reunió por vez primera con víctimas de la pederastia. Era la primera vez que el Vaticano pedía perdón, cara a cara, a los muchos católicos, niños y adolescentes que habían sufrido violaciones a manos de sacerdotes en Norteamérica. "Siento una profunda vergüenza", dijo entonces Benedicto XVI. Cuatro meses después de aquella visita, la archidiócesis de Chicago respondió con una oferta de indemnización: 12 millones de dólares (9,7 millones de euros) a 16 víctimas.
Los pagos de ese tipo no son una novedad. Han sido, más bien, una estrategia común para evitar ver a curas y obispos sentados en el banquillo. Los abogados que representan a las víctimas de abusos calculan que, en las últimas tres décadas, la Conferencia Episcopal norteamericana ha pagado más de 2.000 millones de dólares (1.600 millones de euros) para compensar por los abusos de unos 4.000 sacerdotes católicos. Aquellas diócesis -media docena- que no han disfrutado de los recursos necesarios se han declarado en bancarrota.

Goteo o marejada

- EE UU. En febrero de 2004, un informe sobre abusos a niños realizado por una comisión independiente por encargo de la Conferencia de Obispos Católicos recogió las denuncias de 10.667 personas. Las diócesis de Los Ángeles y Chicago han pagado casi 500 millones de euros. Han dimitido cuatro obispos.
- España. Hay ocho curas condenados y 14 denunciados.
- Irlanda. Un informe de mayo de 2009 detalla décadas de abusos a menores en centros de la Iglesia.
- Holanda. Los salesianos están siendo investigados por abusos en un internado.
- Francia. El cardenal Castrillón felicitó por carta en 2001 a un obispo francés por encubrir los abusos de un cura a 11 menores.
- Alemania. Los obispos alemanes admiten que ocultaron casos de pederastia.
- México. El fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, fue pederasta y polígamo y contó con la protección de Wojtyla.
- Austria. El cardenal de Viena Hans Hermann cesó en 1995.
- Canadá. El obispo O'Connor fue condenado en 1996 por agredir a dos chicas.




El Papa llama al orden a Schönborn y a Sodano

Reunión en el Vaticano para aplacar la polémica interna sobre las murmuraciones y el encubrimiento de los abusos.- La Santa Sede admite errores en la gestión inmobiliaria de Propaganda Fide

MIGUEL MORA | Roma 28/06/2010 El Paìs


El Papa sigue adelante con su política de transparencia y de intolerancia con los abusos y su encubrimiento. Hoy ha recibido en el Vaticano al cardenal Christoph Schönborn, arzobispo de Viena y conocido por su afinidad personal con Joseph Ratzinger. En mayo, Schönborn, jefe de la Iglesia austriaca, había acusado ante la prensa a Angelo Sodano, decano del colegio cardenalicio y ex secretario de Estado con Karol Wojtyla, de haber ofendido a las víctimas de abusos sexuales al usar la palabra chiacchiericcio (charloteo, murmuraciones) en su discurso del Domingo de Ramos y de haber echado tierra sobre las investigaciones de la pederastia clerical que llevó a cabo el ex jefe de la Iglesia austriaca, Hans Hermann Groër.


Hoy, el Papa ha recibido a su discípulo austriaco, le ha recordado que solo el Pontífice puede criticar a otros cardenales, ha aceptado que la interpretación de las palabras de Sodano hecha por Shönborn fue "errónea" y después ha invitado a la reunión a Sodano y al actual secretario de Estado, Tarcisio Bertone, para que el cardenal vienés aclarara en persona sus palabras al italiano y para que éste expresara su fidelidad a la nueva línea vaticana.
La gran novedad es que el Papa ha pedido a la sala de prensa vaticana que hiciera público un comunicado dando todos los detalles de la reunión, en un ejercicio inédito de transparencia.
Schönborn, explica la nota de la Santa Sede, "había pedido poder informar personalmente al Sumo Pontífice sobre la actual situación de la Iglesia en Austria", y durante la audiencia con el Papa ha aclarado "algunos juicios sobre la actitud de la Secretaría de Estado, en particular por el entonces Secretario de Estado del Papa Juan Pablo II, en relación con el fallecido cardenal Hans Hermann Groër, arzobispo de Viena de 1986 a 1995".
En la segunda parte de la audiencia, ya con Bertone y Sodano presentes, "se han aclarado y resuelto algunos equívocos muy difundidos y en parte derivados de algunas expresiones del cardenal Christoph Schönborn, que manifiesta su pesar por las interpretaciones que se han hecho", dice el comunicado.
El Papa ha recordado a Schönborn, apostilla la nota, "que cuando se trata de acusaciones contra un cardenal, la competencia corresponde únicamente al Papa; las demás instancias pueden tener una función de asesoramiento, siempre con el debido respeto por las personas".
En cuanto a las "murmuraciones", la nota señala: "La palabra chiacchiericcio fue interpretada erróneamente como una falta de respeto a las víctimas de abusos sexuales, por las cuales el cardenal Angelo Sodano nutre los mismos sentimientos de compasión y de condena del mal como los expresados en diversas ocasiones por el Santo Padre. Esta palabra, pronunciada al inicio de la Misa de Pascua, se había tomado literalmente de la homilía pontificia del Domingo de Ramos y se refería a la 'valentía' que no se deja intimidar por el parloteo de las opiniones dominantes".
Según el vaticanista Filippo di Giacomo, el significado de la reunión y el de su comunicación pública "marca un cambio de estilo histórico en la manera de gestionar las polémicas internas de la Iglesia y los asuntos más delicados. Wojtyla jamás hizo un comunicado cuando reconvenía a sus cardenales, y llegó a incluso a defender la necesidad de que en la Iglesia hubiera estancias secretas, y que lo que se dice en ellas no se conozca nunca".
El mensaje que lanza Raztinger, agrega el sacerdote, "es fraterno y a la vez decidido: la comunión eclesial y el perdón son posibles, y además ahora son públicos, no hay secretos, se acabaron la impunidad y el recurso al 'todo queda entre nosotros'. Han cambiado los tiempos. La escena de hoy parece sacada de un texto de San Agustín: las lecciones no solo se predican, también se aplican. San Pablo decía: si tienes algo que decirme, dímelo tranquilamente y te entenderé".
Errores en la valoración de la corrupción
Parece confirmar esa nueva línea otro comunicado oficial de hoy: el Vaticano admite por primera vez errores de valoración de Propaganda Fide en la gestión de su inmenso patrimonio inmobiliario. Propaganda Fide, que hoy se llama Congregación para la Evangelización de los Pueblos, es el ministerio vaticano que se encarga de financiar las misiones en el extranjero, y la protagonista de la investigación judicial sobre los Grandes Eventos gestionados por la Protección Civil. El cardenal Crescenzio Sepe, que dirigió Propaganda Fide entre 2001 y 2006, ha sido imputado por corrupción por los fiscales de Perugia junto al ex ministro de Infraestructuras del anterior Gobierno de Silvio Berlusconi, Pietro Lunardi.
Por otro lado, el Papa ha nombrado dos nuevos miembros de la Prefectura para los Asuntos Económicos de la Santa Sede. Se trata de los cardenales Juan Luis Cipriani Thorne, arzobispo de Lima (Perú) y Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona (España).


Llamada de atención de Benedicto XVI al cardenal Schoenborn


El Arzobispo de Viena acusa al secretario de estado del Vaticano de ocultar un caso de pedofilia

Dice que Sodano calló los abusos cometidos por el entonces responsable de la diócesis vienesa, Hans Hermann Goer


El Arzobispo de Viena ha lanzado hoy un duro ataque contra el secretario de estado del Vaticano, Angelo Sodano. Cristoph Schoenbom ha dicho de éste que "Ha ofendido a las víctimas de los abusos sexuales definiendo su denuncia como un chascarrillo", informa el periódico italiano La Republica.

Además, Schoenbom lo ha reprendido por haber callado en su momento la investigación sobre los actos de pedofilia cometidos por el entonces responsable de la diócesis vienesa, Hans Hermann Goer. El cardenal, alumnos y amigo de Benedicto XVI, ha hecho estas declaraciones durante un encuentro informal con la prensa austriaca.
Por otra parte, el Papa ha aceptado hoy la dimisión del Obispo alemán acusado de abusos sexuales de menores, el último en la lista de prelados que se han visto obligados a dimitir por los escándalos. El comunicado del Vaticano dice que el Papa ha aceptado la dimisión del obispo Walter Mixa de Augsburg. Las autorizades están investigando en Alemania las acusaciones de abusos por parte de Mixa, que es el primer obispo que renuncia en la Alemania natal del potífice.
En las últimas semanas ha dimitido un obispo belga que abusó sexualmente de un menor y tres obispos irlandeses acusados de maltratar niños. El abogado de Mixa, Gerhard Decaer, ha negado las acusaciones contra el obispo, que también está acusado de irregularidades financieras.


La comisión privada belga se disuelve

R. M. DE RITUERTO - Bruselas - 29/06/2010



Confiscados por la policía judicial los 475 informes que guardaban sus archivos, y sintiendo destruida la confianza depositada en ella por el Ministerio de Justicia, la comisión constituida por la Iglesia belga en 2000 para investigar los abusos sexuales en su seno decidió disolverse ayer. "Nos han dejado sin nada y nos han quitado el suelo que pisamos", dijo su presidente, Peter Adriaenssens.


El psiquiatra fue llamado este mismo año por la jerarquía eclesiástica para que se pusiera al frente de una comisión que, en una década, apenas había recibido unas decenas de denuncias. En cambio, se vio desbordada por las que siguieron a la confesión de abusos en abril del entonces obispo de Brujas, Roger Vangheluwe, sobre hechos ocurridos en torno a 1985. Ya había recibido 475 denuncias de ciduadanos.
La comisión recibía denuncias de posibles abusos y trataba de ello con las víctimas. Las informaciones eran transmitidas a los superiores jerárquicos de los presuntos agresores. La comisión podía también recomendar a las víctimas denunciar lo sucedido.
El Ministerio de Justicia dijo ayer que deploraba profundamente la disolución de la comisión porque las víctimas "habían confiado en su competencia y su deontología". El ministerio creará un grupo especial de trabajo con las mismas funciones dirigido por los fiscales de Gante y Lieja.


Atenciòn de:

Movimiento Teologìas de la Liberaciòn-chile
Correo: opcion_porlospobes_chile@yahoo.com