domingo, 23 de mayo de 2010

EVO MORALES Y CELIBATO SACERDOTAL

Carta de Evo al Papa: Abolir el celibato y democratizar la Iglesia Católica

CIUDAD DEL VATICANO, 17 de mayo
“Su Santidad: Fue mi madre quien, cuando yo era muy niño, me decía que yo rezara cerrando los ojos y agachando la cabeza, pensando en las enseñanzas de vida del Padre Nuestro y del Dios te Salve María. Recordando estas experiencias, como miembro de nuestra Iglesia Católica, reflexiono permanentemente acerca de las lecciones de amor, justicia, igualdad y entrega al prójimo de nuestro Señor Jesucristo”.
“Esas reflexiones me llevan a proponer, muy respetuosamente, la necesidad de superar la crisis de la Iglesia, que, como usted dijo, está herida por el pecado, para ello es imprescindible democratizar y humanizar su estructura clerical”.
“Democratizarla para que todas las hijas e hijos de Dios, que son iguales ante sus ojos, se les reconozca los mismos derechos religiosos, y que las mujeres puedan tener las mismas oportunidades que los hombres para ejercer plenamente el sacerdocio”.
“Asimismo, como Jesús, que se hizo hombre, se humanizó para estar entre nosotros y entendernos mejor, la Iglesia no tiene que negar una parte fundamental de nuestra naturaleza como seres humanos, se debe abolir el celibato, así habrá menos hijas e hijos no reconocidos por sus padres, así podremos sincerarnos ante la realidad”.
“Del mismo modo y con mucha decisión debemos proteger a nuestros hijos e hijas de quienes valiéndose de la confianza que debe inspirar un sacerdote, abusan de ellos. Quienes cometen esas atrocidades pecan y también dañan”. “Estoy seguro que Su Santidad valorará estas propuestas que quieren humildemente aportar a cerrar las heridas de nuestra Iglesia. De este modo me despido, haciéndole llegar la seguridad de las atenciones más distinguidas”.
Evo Morales Ayma, Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia

1 comentario:

  1. tenemos que saber que nadie obliga a un diácono a permanecer célibe. es decir que todos los seminaristas antes de ordenarse como ministros de Dios, tienen la más libre opción de decidir por sí, ante Dios y los hombres si se casan o si se entregan a la causa de la Iglesia permaneciendo célibes. Morales Ayma debería saberlo porque ahora se quiere utilizar la generosidad con que el Papa Benedicto lo acogió en Roma, como algo político para alentar movimientos que en el fondo persiguen socabar a la obra de Dios.
    una vez más el secretario ejecutivo de los sembradores de coca, que en gran parte se convierte en cocaína levanta una bandera que no le corresponde, pués son muchos y graves los problemas que resolver dentro de casa.

    ResponderEliminar