viernes, 23 de noviembre de 2012

CARTA DE 400 LAICOS RESPECTO A LAS DECLARACIONES DEL GENOCIDA VIDELA.

A NUESTROS PASTORES
“Yo soy el buen Pastor. El buen Pastor da su vida por las ovejas.” (Juan 10.11)
Ante la CARTA AL PUEBLO DE DIOS dada a conocer por los Obispos el 9 del presente, quienes en octubre pasado adherimos al documento “A PROPOSITO DE LAS DECLARACIONES DEL DICTADOR JORGE RAFAEL VIDELA” sentimos la necesidad de dirigirnos nuevamente a ustedes.
1. Somos conscientes de que la Carta –aun
que no lo diga expresamente – es una forma de reconocer la validez de las cuestiones planteadas en nuestro Documento. Rescatamos también la claridad con que afirma que es necesario poner “empeño en la búsqueda de la verdad”. Valoramos ambos aspectos como señales que posibilitarían un diálogo que consideramos urgente y necesario.
2.- Este propósito, sin embargo, aparece empañado por una serie de ambigüedades y omisiones. Quizás por ser fruto de una prolongada discusión, la Carta parece privilegiar la “unidad formal e institucional” por encima de la fidelidad a la Palabra y la vocación profética. Esto no es nuevo, pero en otros tiempos hubo pastores que expresaron públicamente sus disidencias y actuaron en consecuencia, constituyéndose en faro de esperanza para el Pueblo de Dios. Nuestro agradecido recuerdo a los Obispos Angelelli, Ponce de León, Novak, De Nevares, Hesayne y otros. Confiamos en que lo mismo vuelva a ocurrir en las actuales circunstancias.
3. Ante la dolorosa insatisfacción que nos producen las ambigüedades y omisiones del mensaje episcopal, volvemos a exhortar públicamente a nuestros pastores para que:
a) Hagan cesar el público pecado de escándalo que se configura hoy, cuando un criminal convicto y confeso de delitos de lesa humanidad, sin arrepentirse ni manifestar voluntad alguna de reparación de las atrocidades cometidas, tiene acceso al sacramento de la Eucaristía.
b) No sólo “exhorten” sino que “exijan” a los capellanes militares y de las fuerzas de seguridad, sacerdotes, religiosos, religiosas y cristianos en general que brinden toda la información que tengan sobre los menores secuestrados, o sobre el destino de los desaparecidos. Ayudarán así a poner fin a la tortura moral de las abuelas o, al menos, a devolver a las familias la mínima paz del destino conocido.
c) Abran los archivos de la Conferencia Episcopal (Asamblea Plenaria, Comisión Permanente, Comisión Ejecutiva) Obispado Castrense y Capellanías de las FFSS, a quienes quieran investigar como lo dicen en su Carta “esa verdad dolorosa y comprometedora para todos…” y permitan que se complete así “un estudio demorado pero necesario…”
4. Agradecemos la referencia a nuestra presentación hecha por el Grupo de Curas en Opción por los Pobres, en su comunicado respecto de la Carta al Pueblo de Dios. Valoramos con cristiana fraternidad su testimonio y compromiso ministerial. Valoramos también el acompañamiento de otros, sacerdotes, religiosos, religiosas y laicos consagrados que comparten los valores que nos movilizan.
Esperamos que como parte de la búsqueda de verdad, reconocimiento, arrepentimiento y reparación a la que felizmente se comprometieron, puedan nuestros obispos, con la asistencia de Nuestra Señora de Luján, Patrona de nuestra Patria, dar pronta respuesta a estos reclamos y hagan cesar situaciones escandalosas que confunden y debilitan al Pueblo Peregrino del que formamos parte.
Cristianos para el Tercer Milenio
Equipo coordinador

Hernán Patiño Mayer
Angel A.Bruno
Alicia Pierini
Gustavo Bottini
Ana María Biancalana
Rodolfo Luis Brardinelli
Cristina Domeniconi
Ricardo Mc Loughling
Ana Cafiero
Rodolfo Valerio Briozzo
FernandoPortillo

martes, 13 de noviembre de 2012

CRISTIANOS PARA EL TERCER MILENIO

ANTE LA CARTA DE LOS OBISPOS AL PUEBLO DE DIOS
Sin dejar de reconocer que la Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, en su Carta al Pueblo de Dios “LA FE EN JESUCRISTO NOS MUEVE A LA VERDAD, LA JUSTICIA Y LA PAZ”, se refirió sin mencionarlo, al documento que con el título “A PROPÓSITO DE LAS DECLARACIONES DEL DICTADOR JORGE RAFAEL VIDELA”(*) entregáramos a ese organismo,
el último 19 de Octubre; no podemos menos que expresar nuestra frustración y malestar, ante lo que no es otra cosa que una nueva expresión de la tradicional ambigüedad con la que la jerarquía episcopal ha abordado las difíciles cuestiones planteadas al pueblo de Dios, como consecuencia de las acciones y omisiones de buena parte de los obispos, durante el imperio criminal del terrorismo de estado.
En aras de la brevedad y reiterando en su totalidad lo dicho en nuestro documento, nos permitimos destacar que:
1.- Lamentamos la repetición de una actitud corporativa e “indulgente”, con relación a las conductas de un número importante de “nuestros hermanos mayores” que o fueron activistas doctrinarios de la represión ilegal o en un exceso de “prudencia” guardaron silencio público, ante la masacre que se estaba cometiendo en nuestra Patria y que hubieran podido detener o moderar. También lamentamos la ingratitud de no reconocer por sus nombres –Videla los recuerda bien- a aquellos pastores que fieles al mandato del Nazareno cuidaron de sus ovejas, desafiando abiertamente a la barbarie autoritaria y en algunos casos, pagando el precio del martirio por su fidelidad evangélica. Esperamos que las razones de este último e inexplicable silencio, no responda al temor de que por contraste, se hagan más evidentes las inconductas mencionadas.
2.- Consideramos que la referencia a la “violencia ejercida por la guerrilla” en un documento que tiene como causa un escándalo actual, protagonizado por uno de los máximos responsables de la represión ilegal, es una reiteración no inocente, de la histórica ambigüedad de la que hablamos. Bueno sería que alguna vez, los obispos, dedicaran su tiempo y esfuerzos a analizar en profundidad el fenómeno de la violencia y la lucha armada, en nuestra historia, en especial a partir del golpe de estado de 1930, pasando por los atentados terroristas de 1953, los bombardeos de junio de 1955, el golpe de estado del mismo año y los fusilamientos criminales de 1956 y todo lo ocurrido como consecuencia de la proscripción del peronismo y su excomulgado líder, incluidos los golpes de estado y las dictaduras a las que dieron origen. Sería de sumo interés conocer cuáles fueron las conductas de las autoridades eclesiásticas ante esos acontecimientos y cómo se respondió a la sucesión de flagrantes violaciónes del orden jurídico y de los derechos fundamentales de los habitantes de nuestra Patria.
3.- Deploramos profundamente que al hablar de Jorge Rafael Videla –cuya escandalosa conducta es la razón central de nuestro documento- los obispos lo describan tímidamente como ex presidente “de facto”. Nos permitimos respetuosamente recordarles a los obispos que estamos hablando de un criminal, responsable de miles de secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones, incluido el secuestro y privación de identidad de menores, muchos de ellos arrebatados a sus madres poco antes de asesinarlas. Y no podemos dejar de preguntarnos qué les impide calificarlo como ya lo ha hecho la justicia de la democracia.
4.- Rechazamos por confuso el párrafo en el que se dice: “Algunas afirmaciones recientes, a partir de las declaraciones del ex presidente de << facto>> J.R.Videla, atribuyen a quienes entonces conducían el Episcopado, alguna complicidad con hechos delictivos”. Es el propio Videla quien acusa en general al Episcopado de entonces de conductas inexplicables con excepciones que destaca y descalifica. Dice textualmente entre otras cosas, el ex dictador: “Mi relación con la Iglesia fue excelente, mantuvimos una relación muy cordial, sincera y abierta. No olvide que incluso teníamos a los capellanes castrenses asistiéndonos y nunca se rompió esta relación de colaboración y amistad”. (Cambio 16; edición del 12-2-12). Mientras transcurría esta relación “cordial, sincera y abierta…de colaboración y amistad” miles de hombres y mujeres, muchos de ellos fieles de la Iglesia, eran brutalmente privados de sus derechos y dignidades y conducidos impiadosamente hacia la muerte. La desmentida de Monseñor Arancedo formulada al diario La Nación ( que haya habido “una suerte de connivencia es totalmente alejado de la verdad de lo que hicieron los obispos involucrados en ese momento”) es manifiestamente insuficiente y de dudosa credibilidad, por las razones que siguen:
a) La misma Carta dice textualmente: “De nuestros hermanos mayores, los obispos que nos precedieron, hemos recibido su palabra y testimonio. Sobre su modo de actuar, volvemos con respeto, sin poder conocer a fondo cuánto supieron personalmente de lo que estaba sucediendo. Ellos intentaron hacer cuanto estaba a su alcance por el bien de todos, de acuerdo con su conciencia y juicio prudencial…Reconocemos además, que no todos los miembros de la Iglesia pensaron y actuaron con idénticos criterios”. Si no pueden conocer a fondo lo que sabían sus antecesores, cómo saben que” intentaron hacer cuanto estaba a su alcance, para bien de todos”. El texto transcripto es de tal vaguedad e imprecisión que ofende a la inteligencia no confrontarlo en su desmedro, con las taxativas afirmaciones del Presidente de la Conferencia Episcopal.
b) El no haber tomado medida disciplinaria alguna con quién acusa a la Iglesia de no “…haberle creado problemas inesperados…” a la más sanguinaria de las dictaduras de las que tenga memoria el pueblo argentino y dice para concluir su referencia: “ La Iglesia argentina en general, y por suerte, no se dejó llevar por esa tendencia izquierdista y tercermundista, politizada claramente a favor de un bando, de otras iglesias del continente, que sí cayeron en ese juego. No faltó que algún miembro de esa Iglesia argentina entrara en ese juego pero eran una minoría no representativa con respecto al resto”. Esta falta de reacción ante lo que sería según los obispos una mentira intencional que daña la credibilidad de la Iglesia y conmueve la fidelidad de los creyentes, nos refuerza en la duda acerca de las afirmaciones de Monseñor Arancedo.
c) Olvidar que no ha sido solo Videla el que ha afirmado lo que Arancedo desmiente. En marzo de 1977 el condenado criminal Emilio E. Massera, en declaraciones formuladas a la revista “Familia Cristiana” y reproducidas por el diario Clarín, en clara alusion a las relaciones con la jerarquía eclesiástica dijo: “Nosotros cuando actuamos como poder político seguimos siendo católicos…todos obramos a partir del amor, que es el sustento de nuestra religión, no tenemos problemas y nuestras relaciones son óptimas, tal como corresponde a cristianos….” Nos gustaría conocer cuál fue la reacción del episcopado cuando el responsable del mayor campo de exterminio que funcionó durante la dictadura formuló estas declaraciones o cuando fuera honrado por la Universidad del Salvador como profesor “honoris causa”. Les pedimos a nuestros hermanos obispos, que no nos fuercen a recordar frases y declaraciones de sus “hermanos mayores” que nos llenan de vergüenza, en los tiempos en que reinaba en nuestra Patria el terror impune del estado. La relectura del libro de un auténtico hermano y testigo de nuestra Fe -nunca suficientemente reconocido- como fuera en vida, Emilio Fermín Mignone, les ayudará a recordar mejor acerca de lo que estamos hablando.
5.- Volvemos a reclamar como lo hicimos personalmente en las entrevistas mantenidas con Monseñor Arancedo y en nuestro documento, que se tomen las medidas que correspondan, para poner fin al escándalo que significa que un criminal de las características de Videla siga mientras reivindica sus delitos teniendo acceso incondicional al sacramento de la Eucaristía.
6.-Exigimos, si efectivamente como se dice, se quiere investigar a fondo lo ocurrido y realizar un “estudio demorado pero necesario”, la apertura de los archivos de la Conferencia Episcopal – Asamblea Plenaria, Comisión Ejecutiva y Comisión Permanente- a los efectos de que los investigadores puedan acceder y trabajar sobre los mismos.
Finalmente adherimos con fraterna solidaridad y agradecimiento al “Comentario del Grupo de Curas en la Opción por los pobres ante el Mensaje al pueblo de la patria difundido por la CEA” muy especialmente al párrafo en el que se refieren a la mención que los obispos hacen sobre los niños apropiados y privados de su identidad. Quién sea responsable o cómplice de ese delito continuado y lo siga consumando, no puede llamarse cristiano y nuestros pastores deberían ser capaces de pronunciarse sin ambages y no recurriendo a tímidas exhortaciones o a obligaciones morales. Lamentamos profundamente tener que señalar que una vez más la falta de vocación profética y compromiso existencial con el sufrimiento de nuestro prójimo se hacen evidentes e intentan revestirse con los hábitos deshilachados de una prudencia incomprensible.
(*)El documento mencionado tiene la adhesión de cuatrocientos laicos, religiosos y religiosas.
LOS CURAS EN LA OPCION POR LOS POBRES CRITICARON DURAMENTE EL DOCUMENTO OBISPAL

Carta a los “hermanos mayores”

El grupo que lidera Patiño Mayer no ahorró palabras para señalar lo “insuficiente” del escrito difundido el viernes. Una ácida comparación entre las críticas al aborto y la homosexualidad, y la complacencia con la tortura.
 Por Washington Uranga
Los obispos rechazaron haber sido cómplices de la dictadura, los curas les piden una disculpa sincera.
El Grupo de Curas en la Opción por los Pobres calificó de “pobre” e “insuficiente” el documento emitido el viernes por la asamblea de la Conferencia Episcopal Argentina. En el escrito, los obispos católicos retoman el tema de las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura y aluden a los señalamientos de complicidad con el régimen que se le hacen a la jerarquía católica, situación que fue reconocida recientemente por el dictador Jorge Videla. Lamentan los curas que los obispos hayan perdido otra oportunidad y sostienen que “tanta reticencia durante años a llamar las cosas por su nombre no nos permite confiar plenamente como quisiéramos en la efectividad de estas declaraciones”.
El documento de la Conferencia Episcopal fue también una respuesta a un reclamo planteado por un grupo de aproximadamente cuatrocientos laicos cristianos liderados por el escribano Hernán Patiño Mayer, que exigieron a sus obispos un pronunciamiento sobre un tema que parecía definitivamente cerrado para las autoridades de la Iglesia.
En uno de los párrafos más críticos de la declaración el grupo de sacerdotes dice que “debemos confesar que nos escandaliza que ante la sociedad parezca que usar preservativo sea más grave que la tortura; que el sexo pre-matrimonial sea más grave que violar mujeres detenidas-desaparecidas; que engendrar hijos fuera del sacramento del matrimonio sea más grave que apropiarse de niños después de tirar al mar a sus padres, que la homosexualidad es una enfermedad perversa y más grave que ser un torturador o presenciar con sadismo y complicidad sesiones de tortura, que el aborto de una mujer angustiada en su situación de embarazo no deseado o provocado sea tenido por genocidio y como algo mucho más grave que arrojar personas vivas al mar, atadas, dopadas y secuestradas”.
Los Curas en la Opción por los Pobres rechazan la llamada “teoría de los dos demonios” en la cual –dicen– se enmarca el documento episcopal al equipar el “terrorismo de Estado” con la “violencia guerrillera”. Pero respecto de las complicidades entre la dictadura y la jerarquía, los sacerdotes recuerdan que en sus declaraciones “el genocida Videla fue más allá del reconocimiento de una connivencia entre la conducción facciosa del Estado y la cúpula eclesiástica”, ponen en duda las palabras del arzobispo José María Arancedo, quien niega que tal connivencia haya existido, y señalan que existen otras “muchas instancias que no son tenidas en cuenta en el documento” episcopal.
Otro tema está referido a cuánto sabían los obispos de entonces –a quienes la jerarquía menciona como “hermanos mayores”– sobre lo que estaba ocurriendo en el país. Los curas dicen que “no hace falta demasiada investigación” porque allí están los discursos de monseñor (Victorio) Bonamín, monseñor (Antonio) Plaza, monseñor (Adolfo) Tortolo (presidente de la CEA), por nombrar solo los más emblemáticos”.
Denuncia también el grupo de sacerdotes que, más allá de los párrafos de documentos con los cuales los obispos intentan justificar que algo hicieron en materia de denuncia, “sabemos bien que fueron muchas las voces eclesiásticas episcopales o presbiterales que justificaron la tortura públicamente como un ‘mal menor’, e incluso participaron de las mismas”.
El documento que lleva la firma de Juan Carlos Baigorri, Marcelo Ciaramella, Roberto Murall y Eduardo de la Serna, integrantes del secretariado de Curas en la Opción por los Pobres, dice que “no se entiende el tibio y limitado pedido de perdón de 2000 si realmente creen que hicieron todo lo debido y necesario. No se entiende el silencio de los nombres de nuestros mártires desaparecidos, asesinados o torturados, como el obispo Enrique Angelelli, Carlos de Dios Murias, Gabriel Longueville, Carlos Bustos, Pablo Gazzarri, Mauricio Silva, Orlando Yorio, Francisco Jálics, Wenceslao Pedernera, Alice Domon, Leonie Duquet y tantos otros, si el supuesto pedido de perdón se pretende serio y responsable”.
Señalan también que en la sociedad faltan muchos sectores que no han hecho su “mea culpa, pero no se trata de especular con el mal de muchos sino de afirmar lo que se espera del pastor: que dé ‘la vida por sus ovejas’”.
Y en referencia a lo que ahora está ocurriendo advierten que “cuando se avanza en los juicios, se escuchan voces que hablan de reconciliación, de perdón, deslizando la idea implícita de que los juicios son motivados por venganza o revanchismo, desdiciendo todo lo que han afirmado de ‘la verdad y la justicia’”. Dicen también los curas que les gustaría ver “una cercanía fraterna de los obispos con los organismos de derechos humanos que siguen luchando por la verdad, la memoria y la justicia en especial las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, como en su momento lo hicieron con cariño y valentía Jorge Novak y Jaime de Nevares” para subrayar que “hoy –como ayer– más bien percibimos distancia”.
Desestiman los curas el pedido genérico de perdón hecho por los obispos “porque el pedido de perdón debe ser concreto”, señalando que “ninguno de nosotros (como sacerdotes) aceptaría una confesión tan genérica sin reconocimiento concreto de las faltas o delitos cometidos”. Ante la presunta disposición de la jerarquía a profundizar las investigaciones los sacerdotes denuncian que la Conferencia Episcopal posee “libros bastante documentados sobre este y otros temas semejantes”, piden que los obispos “colaboren en todo con la Justicia, se acerquen a aportar toda la información disponible, y acepten los fallos correspondientes para cerrar heridas no desde el olvido y la impunidad, sino desde la verdad y la justicia que tanto proclamamos”, lamentan que no se encare la complicidad de los capellanes militares con el genocidio, mientras el “condenado por la Justicia Christian von Wernich no fue suspendido en sus licencias o expulsado del ministerio” y “Videla sigue comulgando y lo dice abiertamente a pesar de haber reconocido públicamente su delito que parece no ser entendido como pecado”.

domingo, 1 de julio de 2012

martes, 26 de junio de 2012

Concejo Deliberante de La Plata aprobó hoy, por unanimidad, la ordenanza que vela por la implementación del Boleto Universitario en la Universidad Nacional de La Plata.

miércoles, 20 de junio de 2012

SOLIDARIDAD CON EL OBISPO FERNANDO MARIA BARGALLO

POR MEDIO DE LA PRESENTE QUIERO SOLIDARIZARME CON EL OBISPO DE MERLO-MORENO, FERNANDO MARIA BARGALLO AL CONOCERSE, EN FECHA 19 DE JUNIO DE 2012, LAS FOTOS PUBLICADAS EN DONDE COMPARTE SU TIEMPO LIBRE CON UNA SEÑORA EN UN BALNEARIO DE MEXICO.
INFIERO QUE TALES IMAGENES ESTAN INTENCIONADAS CON ANIMOSIDAD PARA DESTRUIR LA IMAGEN DE UN OBISPO AL QUE CONOZCO MUCHO Y DE QUIEN PODRIA DECIRSE QUE, SI QUISIERA CONFORMAR PAREJA, LO HARIA PUBLICO INMEDIATAMENTE; EVITANDO ESCONDER ESTE TIPO DE RELACIONES CLANDESTINAS...

FIRMADO

GUILLERMO SCHEFER
VICE PRESIDENTE
FEDERACION LATINOAMERICANA
PARA LA RENOVACION DE LOS MINISTERIOS.
MOVIMIENTO INTERNACIONAL DE SACERDOTES CASADOS.

viernes, 4 de mayo de 2012

La “derecha religiosa” no perdona

No es Ñañez contra Víctor Acha, es el Vaticano contra la Iglesia de los Pobres


 La consagración episcopal del Pbro. Marcelo Cuenca el 25 de Marzo del 2010, fue todo un aviso. En una Arquidiócesis que tímidamente quería abrir la participación de la comunidades en su diseño pastoral, el sacerdote que abiertamente representa a los sectores reaccionarios, conservadores, fundamentalistas, y que también abiertamente se oponía a estos “tímidos” avances, no solo es nombrado Obispo por Benedicto XVI si no que el embajador vaticano viene a su consagración en la mismísima Catedral de Córdoba, en las narices de Carlos Ñáñez quién trato que tal afrenta pasara desapercibida y olvidada para la opiñón pública. El acontecimiento no fue comunicado a la prensa. El Grupo Enrique Angelelli decía en el texto “Para qué y quién elige un obispo” : “No podemos dejar de señalar con estupor que, otra vez, desde el más alto poder eclesial jerárquico y monárquico, se fortalece una línea conservadora, restauradora, derechosa, afín a corrientes como el Opus Dei. No es la primera vez, no sucede solo en estos pagos” de Marzo del 2010

El grupo de “curas casados”, mejor, “curas autónomos” (porque siguen siendo curas pero no dependiendo de ningún obispo) en el Documento “Haciendo memoria de nuestro andar”, del 12 de Junio del 2010, recordábamos que, entre nuestros posibles objetivos, o perspectivas que nos identifican, decíamos:

“mostrar otro rostro de Iglesia Posible al servicio de Otro Mundo Posible: plural, abierto, solidario, liberador...ayudaría a desmontar algunas "máscaras" de la Iglesia oficial...”

El enfrentamiento cultural de esta Iglesia oficial con gran parte de la sociedad argentina, y dentro de su propio seno, en torno a la ley del “Matrimonio Igualitario”, desnudó, una vez más, su rostro conservador, autoritario, dogmático, patriarcal y excluyente para con todos y todas los que entendemos que “es posible otra Iglesia y otro mundo”. Esta contienda se agudiza en la Diócesis de Córdoba. Los sectores de la derecha eclesial conservadora, no van a perdonar la voz que, desde este lugar, desafió a toda la parafernalia episcopal y sus aliados. Una voz que desde hace años viene siendo un eco de la voz de los profetas y los mártires.

Ese “rostro” despiadado de la institución eclesial se traduce en acciones, gestos y discursos que dañan al conjunto del pueblo de Dios y al conjunto de la sociedad de la que formamos parte.

La Institución Iglesia, no solo es funcional a las ideologías de dominación, si no que forma parte de esas mismas ideologías. En este sentido, debe ser denunciada, desenmascarada y combatida. En muchas ocasiones, algunos de nosotros, hemos expresado “ya no nos interesa más nada la Iglesia”. Y es cierto, ya no nos interesa más nada de todo lo que tenga que ver con aquel “rostro” antievangélico de la Institución, su ritualismo, su dogmatismo , su canonicismo, su burocracia. Pero sí nos interesa esa Institución, en la medida que hace daño a la conciencia ética de la humanidad, queriendo imponer un modelo cultural de dominación, aunque se revista del ropaje lingüístico actualizado. La “restauración conservadora” iniciada en período de Juan Pablo II, ha tomado, con Benedicto XVI, nuevos bríos, más enérgicos, más decididos, mas punzantes.

En este sentido, no hay que temer palabras como “enfrentamiento”, “batalla” o “combate”. Esta Institución debe ser combatida, al mejor estilo jesuánico como cuando enfrentó a los mercaderes del templo.

Algunos intentarán hacerlo desde la trinchera “del adentro”, en Parroquias, Colegios u Organizaciones que pertenecen a la Institución. Otros lo harán desde la trinchera “del afuera” institucional. Ocupar uno u otro lugar es una decisión siempre compleja, difícil y con contradicciones. Hay que respetar la decisión que cada uno desde su propia experiencia de vida tome como aquella que, aquí y ahora, le parezca la mejor. No caben posturas únicas.

En este conflicto inevitable, el uso de los Medios de Comunicación Social, es imprescindible y urgente. La Institución no le teme al poder económico, ni al poder político, le teme al “cuarto poder”. Porque solo este poder comunicacional puede ir directo al lugar más fuerte y, a la vez, al “talón de Aquiles” de la Institución: el ocultamiento. La Institución guarda celosamente sus secretos más íntimos, y esa verdad bien cuidada es fuente de poder. Pero cuando esa muralla es derribada por los MCS y se desnuda esa verdad silenciada, pierde poder y tambalea su seguridad.

En el caso que hoy nos ocupa, el de la Parroquia de Nuestra Señora del Valle, no se quiere intervenir cuanto antes, nombrando un nuevo párroco de talante integrista y conservador, como lo es Pedro Torres, por tratarse de una comunidad parroquial en particular o por su Párroco, Víctor Acha, como si fuera un problema personal. Se quiere arrasar con esa “otra Iglesia posible”, con lo mejor de sus luchas en Latinoamérica y en todos los Continentes. Estos hechos son solo un paso más en tal dirección. No es un hecho aislado, es un programa preconcebido, en continuidad con aquellas dos intervenciones vaticanas, con las que se quiso destruir a los teólogos de la Liberación y a sus teologías. Y en esto hay que reconocer que son coherentes con su modelo imperial. Cuanto más hemos avanzado nosotros en la concreción de “otro modelo”, ellos deben acentuar sus mecanismos de control, castigo y censura. Deben extirpar desde la raíz las fuentes de la heterodoxia, la división y el escándalo.

Aquí no hay diálogo posible, porque no hay puntos en común desde donde dialogar, son visiones antagónicas, aquí solo queda el enfrentamiento. Son dos proyectos irreconciliables. Muchas veces lo hemos expresado diciendo “no creemos en el mismo Dios”. Expresión metafórica que dice “no tenemos nada en común”. Se trata de una contienda cultural, la Institución quiere “conservar” el poder y su modelo hegemónico, nosotros queremos asumir el momento histórico que vivimos “con talante crítico y aperturista” porque entendemos que estamos viviendo “un cambio radical de civilización, frecuentemente ignorado por estas instituciones“ (cfr. Doc. Antes citado)

La estrategia de “las cartas”, la juntada de firmas, adhesiones, reuniones en la curia, es válida, pero insuficiente. Cuanto más insuficiente si estas acciones quedan bien guardadas entre cuatro paredes obispales. Hay que sumar otras acciones de mayor envergadura, contundencia y visibilidad. Y hay que hacerlas lo más públicas posibles. Con llegada a la sociedad en su conjunto. “Gritar desde los tejados, a tiempo y a destiempo”. E incluso, reapropiándonos de los signos que son del pueblo de Dios y no de sus jerarcas. Como la mesa compartida, entre otros. Si nosotros “celebramos” la eucaristía, estamos tomando en nuestras manos lo que es nuestro, desenmascarando a aquellos que se creen dueños “del sagrado”. Ese “sagrado” es popular, es de todos y todas. Como se hizo el Sábado 17 de Julio, en la Parroquia San Cayetano, luego de la prohibición arzobispal, donde participamos concelebrando la “misa de la resistencia” y luego hemos seguido participando de las “misas prohibidas”, en La Cripta, el 4 de Agosto, y de nuevo, el 7 de Agosto, en la plaza de Altamira.

Es el momento de continuar en este andar, de “manifestar con acciones y compromisos públicos, con gestos y escritos, a través de los medios y de otras redes de comunicación virtual, este nuevo paradigma de comunión y de organización” (Idem) que no se reduce ni se limita a “lo religioso”, si no que, por el contrario, presupone y se orienta a un modelo nuevo de humanidad.

Este es el desafío inmenso. Limitarlo a casos personales, o a situaciones de comunidades particulares, por más importantes que sean, es perder la perspectiva del conjunto. Ellos, la Institución, tienen esa perspectiva global. Avanzan por todo. No podemos quedarnos solo en una resistencia intimista. Hay que enfrentarlos donde más les duele, al estilo de aquella luz que ilumina las zonas oscuras de la realidad y la intimidad de los corazones y sus veladas intenciones.



Pbro. Nicolás Alessio

6 Enero, fiesta de la Epifanía del 2011



sábado, 25 de febrero de 2012

300 sacerdotes austríacos se rebelan contra el Vaticano

Exigen el sacerdocio a ujeres y a hombres casados

Los curas implicados iniciarán sus oficios religiosos con una oración por la reforma de la Iglesia
Helmut Schüller
Helmut Schüller
El cardenal Schönborn, se reunió con los representantes de los sacerdotes rebeldes, pero les comunicó que "no compartía su iniciativa y que no la defendería en Roma"
Alrededor de 300 párrocos católicos austríacos de los 2.000 del país se han rebelado contra el Vaticano para exigir reformas, como permitir el sacerdocio a las mujeres y a los hombres casados. La iniciativa titulada "Una llamada a la desobediencia" y difundida en internet en junio ha contado con un creciente respaldo de religiosos y está tensando la relación con la jerarquía de la Iglesia católica del país alpino.
"Hay una gran insatisfacción entre los religiosos", explicó hoy al diario "Österreich" el promotor de la propuesta, el sacerdote Helmut Schüller, antiguo vicario general de Viena.
Los sacerdotes rebeldes exigen que la Iglesia emprenda reformas para modernizarse, entre ellas la de permitir el sacerdocio a las mujeres y a los hombres casados, y dar la comunión a todo cristiano "de buena voluntad".
También pretenden que legos preparados y profesores de religión puedan predicar.Entre otras iniciativas, los sacerdotes implicados iniciarán sus oficios religiosos con una oración por la reforma de la Iglesia.
Schüller explica que se han visto forzados a hacer pública su posición ante la inacción de la jerarquía eclesiástica, y calcula que dos tercios de los 2.000 sacerdotes del país comparten las ideas de la medida.
Schüller ya expresó en el pasado duras críticas a la Iglesia por su forma de gestionar los numerosos casos de abusos sexuales por parte de religiosos que se dieron a conocer en los últimos años en Austria.
Las críticas no han tardado en llegar, y para monseñor Egon Kapellari, obispo de Graz, "la llamada supone un peligro para la unidad de la Iglesia".
El presidente de la Conferencia Episcopal Austríaca y arzobispo de Viena, Christoph Schönborn, se reunió con los representantes de los sacerdotes rebeldes, pero les comunicó que "no compartía su iniciativa y que no la defendería en Roma", recordó Schüller.
En Austria los ciudadanos deben de notificar oficialmente si pertenecen a la Iglesia católica, y en los últimos 30 años entre 30.000 y 50.000 creyentes se han dado de baja cada año del censo de creyentes católicos.
De esta forma el 64,8% de la población -unos 5,3 millones- se definió oficialmente en 2010 como católico, cuando en 1961 era el 87%.
La Iglesia en Austria se ha visto sacudida por varios escándalos sexuales y de pedofilia en los últimos quince años, lo que le ha restado mucha credibilidad entre los creyentes. (RD/Efe)

viernes, 3 de febrero de 2012

DOM HELDER CAMARA

El 7 de febrero, Dom Helder Cámara cumpliría 102 años.

Recordémoslo a través de sus enseñanzas,
cada vez más necesarias y enriquecedoras

Arzobispo emérito de Olinda y Recife y teólogo de la liberación

Si le doy pan a los pobres, me llaman santo, si demuestro por qué los pobres no tienen pan, me dicen comunista y subersivo"
Pero mientras las dos terceras partes del mundo están subdesarrolladas, ¿cómo vamos a derrochar grandes cantidades en la construcción de templos de piedra olvidando a cristo vivo, presente en la persona de los pobres?
Las personas son demasiado pesadas para cargarlas en tus hombros.
Llévalas en tu corazón.
Es gracia divina comenzar bien. Gracia mayor es persistir en el camino correcto.Pero la gracia de las gracias es no desistir nunca.
No hay mejor penitencia que la que Dios pone en nuestro camino todos los días.
La manera de ayudar a otros es probarles que son capaces de pensar.
Feliz del que atraviesa la vida entera teniendo mil razones para vivir.
Si no concuerdas conmigo, tu me enriqueces.
El amor es el perfume de las almas.
Feliz del que entiende que es preciso cambiar mucho para ser siempre el mismo .
Una de las razones de mis deseos de llegar al infinito es la esperanza de que, al menos allí, las paralelas se encuentren.

martes, 31 de enero de 2012

CARTA DE NUESTRO PRESIDENTE DE LA FEDERACION

lauro.macias@gmail.com)
 
Querétaro, Qro., Méx., a 30 de enero de 2012
 
 
A todos los hermanos de la
Federación Latinoamericana para la
Renovación de los Ministerios.
 
Muy queridos hermanos:
                     Después de la feliz reunión de septiembre pasado en casa de Jerónimo y Clelia tuvimos la fortuna de mantener una cercana comunicación con varios de los hermanos, misma que, por parte nuestra, se espació hasta hoy.
                     Queremos pedir perdón a todos por este largo silencio. Hemos tenido varios contratiempos laborales, familiares, económicos y de salud, que nos han impedido destinar a la Federación el tiempo que hubiéramos querido. De paso, comunicamos a Uds. el fallecimiento del papá de Tere, ocurrido hace tres semanas, después de una muy larga y penosa enfermedad. Les rogamos lo tengan presente ante el Señor. Tere, por otra parte, fue dada de alta el día de hoy de una cirugía de los ojos a la que debió someterse el pasado viernes. Todo bien, gracias a Dios. Confiamos en la generosa comprensión de Ustedes y esperamos su perdón por el silencio.
                     Con toda oportunidad recibimos -12 de enero- la exhortación de Clelia para que contactemos en nuestros respectivos países a los obispos que asistirán al Sínodo. Hacemos nuestra esta petición. Clelia de forma breve, pero clara y motivante, nos expresa ahí las razones. Nuestros hermanos mayores, “puestos por el Espíritu para apacentar la grey del Señor”, también necesitan de nuestro apoyo y nuestras voces. Aquél que por voluntad de Cristo tiene la misión de “confirmar en la fe a sus hermanos”, no tiene “hot line” con el Señor, y la Historia nos enseña que no pocas veces “los de abajo” (¿?), los “simples” fieles -entre los que nos contamos nosotros-, tenemos algo qué decirle de parte de Dios.
                     ¿Sería posible que, para implementar un poco el punto anterior, hubiera un responsable en cada país, que recibiera las noticias de lo que en este sentido estén haciendo algunos de sus hermanos compatriotas y que, a su vez, lo transmitiera a alguien que lo concentrara y nos lo retransmitiera a todos?. Creo que este último servicio podría prestárnoslo Oscar, a través de su ahora “VaTo” (inicialmente INFO), magníficos vehículos de comunicación (por lo que felicitamos y agradecemos a su creador), a cuya generosidad acudimos ahora para solicitar este nuevo servicio.
                     Clelia en su correspondencia insiste siempre en que este Sínodo no debe ser un “Sínodo del Opus Dei”, sino de toda la Iglesia. Su temor es bien fundado. Parece que dentro de la Asamblea las voces que claman por la opción preferencial por los pobres, se han ido apagando. Si esto es verdad, estamos frente a una traición al Evangelio. Nuestra vocación de cristianos y de ministros ordenados no puede permitirlo. Esta es una razón más para contactar a los Padres Sinodales y, en nombre de los sin voz, urgirles esta encomienda.
                     Queremos terminar pidiéndoles de nuevo su perdón y prometiendo sinceramente la enmienda. Permítannos, para cerrar, una invitación. En su último libro sobre Jerónimo -muy certeramente subtitulado: “Autobiografía post mortem”-, Clelia nos hace un estupendo regalo: la oportunidad de beber directamente de su fuente, del pensamiento de Jerónimo. Creemos que parte de la Misión de la Federación es seguir haciendo oír su voz. Su pensamiento no ha pasado de moda, es igualmente urgente -o quizá más- que como lo fue en su momento. Participemos de su profecía. Conozcamos y difundamos su pensamiento.
                     Prometemos en breve dirigirnos de manera particular a algunos de los hermanos. Quisiéramos hacerlo a todos. Necesitamos de las luces y orientaciones de todos los Grupos, nacionales o regionales. Reavivemos la comunicación.
                     Un fraterno abrazo en el amor de Cristo. Los recordamos con cariño y gratitud.
                     Cordialísimamente:
                     Tere y Lauro,
                     desde México.

martes, 17 de enero de 2012

ORACION

Nos reunimos como pueblo bienaventurado de Dios, 
que celebra la fuerza de los pobres; que enjuga las lágrimas de los que lloran; 
que cultiva la mansedumbre; que sacia el hambre y la sed en la práctica de la justicia; 
que ejercita la misericordia; que de corazón limpio contempla el rostro de Dios 
en la promoción de la paz; que con perseverancia enfrenta persecusiones e injurias 
todos los dias. 
Somos pueblo, no obstante misericordiosos; pobres, pero mansos; 
hambrientos y sedientos, mas justos; perseguidos e injuriados, y aún así, pacificadores. 
Somos lo que somos por la gracia de Jesucristo, nuestro Señor. 
Somos lo que somos por el amor de Dios, nuestro Padre. 
Somos lo que somos por las misericordias del Espíritu Santo, nuestro eterno consolador.
 
(Luiz Carlos Ramos, basado em Mateo 5, 1-12)
  

sábado, 7 de enero de 2012

ESTADISTICAS SOBRE CURAS CASADOS

ANALISIS CUALI-CUANTITATIVO DE LOS PRESBITEROS QUE INTERRUPEN POR DIVERSOS MOTIVOS EL EJERCICIO DEL MINISTERIO PASTORAL EN LAS IGLESIAS-DIOCESIS DE AMERICA LATINA.
MUESTREO COMPARATIVO MEDIANTE LA INVESTIGACION DE CASOS DE UNA REGION.
1.    INTRODUCCION.

REALIDAD VOCACIONAL SEGUN EL C.E.L.A.M. (CONFERENCIA EPISCOPAL LATINOAMERICANA).

     Una de las preocupaciones actuales más acuciantes de la Iglesia Católica es la pérdida del número de fieles, en contraposición con otras iglesias que con el tiempo han aumentado la cantidad de participantes en sus grupos religiosos que brindan respuestas más eficientes que aquella que durante siglos ha tenido la hegemonía del poder religioso.

 En el año 2.006 el C.E.L.AM. presenta una estadística referida acerca de la situación vocacional en los 22 países de America Latina.
  
“El Padre Alexis Rodríguez Vargas, del Equipo de Apoyo del Observatorio Pastoral y Secretario Ejecutivo del Departamento de Vocaciones y Ministerios-DEVYM del CELAM, presenta un interesante análisis sobre el crecimiento y la disminución de Vocaciones (quinquenio 2000-2005), en los diversos países del Continente, teniendo en cuenta el Documento de Aparecida.

Para la Iglesia Católica, los países  de América Latina y El Caribe son de gran importancia, por su dinamismo eclesial, por su creatividad y porque el 43% de todos sus feligreses vive en ellas; sin embargo, observamos que el crecimiento porcentual de la Iglesia no ha ido a la par con el crecimiento poblacional.

En promedio, el aumento del clero, y sobre todo de las religiosas, se aleja cada vez más del crecimiento poblacional en nuestra región.
       (D.A. Nº 100)”.

Es decir, que de acuerdo a la estadística Oficial de la Iglesia Católica lo cuantitativo revela que:
    Según el C.E.L.A.M., sobre el TOTAL de ordenaciones sacerdotales un 40% disminuye por casos de MUERTE y por casos de ABANDONOS del ejercicio del ministerio.
    Por cada 10 sacerdotes que se ordenaron entre 2000 y 2005, MURIERON o ABANDONARON el ministerio   04 sacerdotes. (Estadística NO actualizada).
TOTAL ORDENACIONES                        4.  522
ABANDONARON                                  1. 080       (23,9 %)
DEFUNCIONES                                          729     (16,1 %)

TOTAL BAJAS                                     1. 809        (40   %)


Cabe destacar que el análisis del C.E.L.AM. se basa en datos relevados por la Santa Sede. 
La nota al pie de página que comenta el Nº 100 del Documento de aparecida (D.A.) Nota 41, dice:

 “Mientras en el período 1974 a 2004, la población latinoamericana creció casi el 80%, los sacerdotes crecieron 44.1%, y las religiosas sólo el 8%. Cf. Annuarium Statisticum Ecclesiae).”

            Asimismo en el Documento del Observatorio Pastoral se aclara que:

  “Esta constatación de nuestros obispos ha motivado al DEVYM a reflexionar más sobre las estadísticas del Annuarium. Gracias al Fr. Francis Bonnici de la Pontificia Opera Vocazioni Sacerdotali de la Sagrada Congregación para la Educación Católica podemos presentar las estadísticas del 2000 al 2005 en 22 países del Continente. Esta información cuantitativa debe motivar al análisis cualitativo que cada país puede hacer acerca de su propia realidad.”

•”Si bien el crecimiento señalado por el D.A.  el número de presbíteros entre 1974 y  2004 es de un 44.1; para los 22 países analizados entre 2000 y 2005 es de un 11.93% en sacerdotes diocesanos (de 37.884 a 42.405) y un decrecimiento del 0.996% para sacerdotes religiosos (24.186 a 23.945)”
          
             Por lo que se deduce que el análisis es incorrecto puesto que compara dos periodos que NO coinciden con los años analizados.

            La comparación se hace con el periodo 1.974-2.004 (aumento de vocaciones presbiterales del 44,1%); con el periodo 2.00-2.005 (aumento de vocaciones del 11.93%), lo que indica que esta estadística  no es válida para constatar un aumento cierto en el numerario de presbíteros.

Es llamativo poner en una misma igualdad numèrica tanto a las DEFUNCIONES como a los ABANDONOS, cuando en realidad los presbiteros que NO fallecidos no abandonaron sino que INTERRUMPIERON el EJERCICIO del ministerio sacerdotal y/o pastoral por DIVERSOS MOTIVOS.

2. ENCUESTA APLICADA A UN SECTOR DE PRESBITEROS QUE INTERRUMPIERON EL MINISTERIO.
La edad promedio a la toma de la encuesta es de  55 años, teniendo en cuenta la franja de los encuestados que oscilan entre los 84 y 42 años.

En cuanto a la vida eclesial:
Las ordenaciones que prevalecieron fueron en la década del ´80 (1980-1990), siendo el 52% los ordenados en ese periodo.
La mayor cantidad eran de una diócesis del Gran Bs. As.
La edad promedio al abandono es alrededor de los 37 años; y el tipo de clero perteneciente es el SECULAR.
El periodo de interrupción del ministerio se dio de manera pareja en las dos últimas décadas: 1991-2000. (17%); y  2001-2010 (17%).
La mayoría (75%) dice no tener Dispensa, por no solicitarla.
En cuanto a la inserción educativo-laboral:
El mayor porcentaje se dedican a la Docencia (32%), o a un empleo en relación de dependencia (25%), una minoria alcanzo la jubilación, y hay mayor ocupación de funcionario público que de comercio.
Mas de la mitad no siguió una carrera profesional y solo una cuarta parte obtuvo titulo universitarios y/o terciarios.
En cuanto a la vida familiar:
El 80% se reparte en uniones de hecho y matrimonios civiles, y aproximadamente una cuarta parte accede a formalizar el matrimonio religioso.

En cuanto al tema de la Paternidad, el 80% tiene hijos propios.

 3.  CONCLUSION

Por lo que podemos sacar algunas conclusiones:

1)    Los sacerdotes que deciden INTERRUMPIR el ejercicio del ministerio lo hacen a una edad ya madura (alrededor de 50 años) por  lo que habria que cuestionar porque se agota el modelo de vida presbiteral.
2)    El contexto lo podemos ubicar en una década marcada por cambios muy profundos en la vida social y política (caída del muro de Berlín) y eclesial (un Papado que opta volver a la “Gran Disciplina).
3)    La inserción es en el medio educativo debido a la calidad humana e intelectual de la formación, que bien podría ser reciclada en el circuito de la misma iglesia.
4)    La mayoría (70 %) no esta definida su situación en cuanto a su estado (siguen perteneciendo al Clero pero NO EJERCEN y siguen figurando en el numerario del Anuario Pontificio) por no obtener la Dispensa.
5)    Esto último fundamenta que son casi el doble de lo que el CELAM cuenta como sacerdotes que han ABANDONADO el ministerio.
6)    Entonces la proporción seria de esta manera:

    Según la estadística de la FEDERACION LATINOAMERICANA DE SACERDOTES CASADOS Y/O SECULARIZADOS, sobre el TOTAL de ordenaciones sacerdotales un 60% disminuye por casos de MUERTE y por casos de ABANDONOS el ejercicio del ministerio.

    Por cada 10 sacerdotes que se ordenaron entre 2000 y 2005, MURIERON e INTERRUMPIERON el ministerio   06 sacerdotes.

    El 40% INTERRUMPE EL MINISTERIO SACERDOTAL O PRESBITERAL.

    EL 20 % FALLECE.

    Serian alrededor de 2.200  interrupciones del ejercicio ministerial en el lapso de los ùltimos CINCO AÑOS.

    Desde el periodo 1990 - 2010 se podría estimar unos 8.800 presbíteros que NO EJERCEN EL MINISTERIO PASTORAL de manera publica.

A modo de ejemplos simbólicos podemos mencionar a dos ICONOS PASTORALES que fundamentan que la falta de sacerdotes no solo se debe a que “el crecimiento porcentual de la Iglesia no ha ido a la par con el crecimiento poblacional”; sino que se debe a LA FALTA DE RENOVACION DE LOS MINISTERIOS PASTORALES EN LA IGLESIA CATOLICA.

Recordemos que en el AÑO 1.992 LEONARDO BOFF, sacerdote franciscano que ejercía el ministerio en  las comunidades de Base de Brasil, anuncia mediante una famosa “Carta a los Amigos” su decisión de interrumpir el ejercicio ministerial (desde hacia tiempo tenia un fuerte conflicto con la Congregación para la Fe, por su enseñanza de la Teología de la Liberación).

A fines del AÑO 2.006 el Obispo de San Pedro, de la Republica de Paraguay, FERNADO LUGO,  anuncia su retiro de la vida Pastoral por creer que su actividad en la política era un compromiso con su vocación y entrega al Reino.

GUILLERMO SCHEFER
VICEPRESIDENTE
FEDERACION LATINOAMERICANA
PARA LA RENOVACION DE LOS MINISTERIOS